GESTIÓN DE RESIDUOS

Barcelona se apura para mejorar la recogida puerta a puerta antes de extenderla por Sant Andreu

Esquerra censura "la mala gestión" del sistema por parte del gobierno de Colau y reclama detener la segunda fase hasta que resuelvan las "deficiencias"

Una vecina de Sant Andreu deposita el cubo del orgánico y el plástico en el portal de su casa

Una vecina de Sant Andreu deposita el cubo del orgánico y el plástico en el portal de su casa / Laura Guerrero

4
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

Sucede en política, más todavía en el espectro local, que muchos proyectos a menudo se critican más por el 'cómo' que por el 'qué'. Es una manera de marcar terreno y distancias, porque la oposición está para fiscalizar; más todavía si, como es el caso, ganaste las elecciones pero te arrebataron el cetro en el último suspiro. ERC ha reclamado este lunes al gobierno de Ada Colau que aplace la segunda fase de la recogida puerta a puerta de basuras en Sant Andreu hasta que se solucionen todos los problemas y carencias que, a su juicio, y también según han denunciado muchos afectados, han quedado de manifiesto durante la implementación de la primera fase. Piden que se solucionen aspectos pendientes, como el ajuste de los horarios, el incremento de la limpieza o el diálogo con los vecinos.

Ernest Maragall, presidente del grupo municipal de Esquerra ha sido muy claro en su diagnóstico de la situación: "No se está haciendo bien, el gobierno debe rectificar". El líder independentista ha dejado claro que su formación está a favor de este sistema de recogida de residuos que se estrenó en febrero de 2018 en el casco antiguo de Sarrià, pero ha dejado claro que, a su modo de ver, la gestión del sistema en Sant Andreu, donde empezó a aplicarse el pasado mayo, es muy mejorable. En concreto, ha hecho referencia a lo que ya reclamaron en comisión municipal el pasado mes de junio, esto es, ajustar el servicio de retirada a los horarios de comercio y restauración, implantar cestos comunitarios, incrementar los recursos destinados a limpieza y control de plagas, mejoras en la accesibilidad o eliminar el ruido causado por los camiones por la noche. Estas propuestas fueron de hecho aprobadas por la comisión, pero por mucho que pasaran el corte de los concejales, no son vinculantes.

Calendario fijado

Un portavoz del consistorio asegura, sin embargo, que todas las medidas anunciadas y acordadas "ya se están trabajando y se está en vías de que se pongan en marcha". El objetivo, prosigue la misma voz, es que todas estén en funcionamiento antes del 18 de octubre, que es cuando arranca la segunda fase de la recogida puerta a puerta en Sant Andreu, con la incorporación de cerca de 6.000 viviendas, que se unirán a las que 5.500 que ya hacen lo propio desde finales de mayo. Lo que sí ha empezado este septiembre es la campaña informativa a residentes, restauradores y comerciantes, de cara a que el sistema se estrene el 18 de octubre como estaba previsto. Entre las mejoras en proceso de implementación está la instalación de buzones colectivos para pañales. En las calles de la fase 1 estarán operativos el 27 de septiembre, mientras que la fase 2 ya nacerá con el sistema de serie. En total, se instalarán 17 puntos de entrega.

Bolsas de basura mal separadas en Sant Andreu, a finales de mayo

/ Laura Guerrero

Noticias relacionadas

Sobre las deficiencias en materia de accesibilidad, el ayuntamiento informa que se han detectado 124 fincas (de un total de 260) que requerían mejoras en la fachada por la presencia de cubos en las aceras. En 61 casos ya se ha informado durante el mes de julio de los nuevos puntos de aportación de los residuos, mientras que en el resto (63), el Instituto Municipal de Personas con Discapacidad está estudiando posibles soluciones. El objetivo es que la fase 2 se inaugure con todo resuelto. Para abordar el problema del horario comercial, el consistorio explica que se ha creado una comisión con las asociaciones de 'botiguers' y que el horario se ha flexibilizado. Y sobre el diálogo con los vecinos, el ayuntamiento argumenta que la campaña informativa ha pasado de tres a cinco semanas y que hay previstas 81 reuniones presenciales con los implicados (en grupos de máximo 10 personas) para tratar de resolver todas las dudas sobre este nuevo sistema de recogida de residuos.

El puerta a puerta es una de las medidas con las que el consistorio espera cumplir con los requisitos europeos de reciclaje. La ciudad apenas alcanza el 37% de recogida selectiva y antes de 2025 la UE obliga a alcanzar el 50%. La experiencia demuestra que el cambio es la única solución: Torrelles de Llobregat y Tiana son los dos únicos municipios del área metropolitana de Barcelona que están dentro de los niveles que demanda Europa. Y es así gracias a la recogida puerta a puerta. Dentro de este plan se incluye la eliminación de contenedores. Si todo va según lo previsto, en 2025 solo quedará un pequeño reducto de los más de 26.000 que ahora están repartidos por Barcelona.