Actuación policial

Los Mossos investigan los golpes de la Brimo a una pareja en Sants

  • Los sindicatos policiales piden más medios para combatir a jóvenes violentos en los botellones

  • Un hombre denuncia haber recibido un golpe en la cabeza y una embarazada afirma que fue empujada

3
Se lee en minutos

Los Mossos d'Esquadra han abierto una investigación interna por una actuación de la Brigada Móvil (Brimo) ante una pareja la madrugada del sábado, durante la última noche de las fiestas del barrio barcelonés de Sants, han informado fuentes de la policía catalana.

Las mismas fuentes han destacado que abren siempre investigación interna en casos como este por protocolo, para evaluar y revisar la actuación "y determinar lo que corresponda", como ha avanzado 'Betevé'. En concreto, se está revisando la actuación policial con una pareja que estaba en la plaza Joan Pelegrí, durante la que el hombre recibió un golpe en la cabeza y la mujer, que reprochó a los agentes su actuación, cayó en unos arbustos al ser empujada con un escudo policial, pese a informar de que está embarazada.

El hombre, que no recibió atención médica de forma inmediata, quedó detenido por presuntamente atentar contra la autoridad, y la mujer fue denunciada administrativamente por faltar al respeto a los agentes, han detallado las mismas fuentes.

La última noche de las fiestas de Sants se saldó con seis agentes de Mossos y varios asistentes con heridas leves, en un dispositivo durante el que algunos asistentes lanzaron objetos a los policías, que dispersaron a las personas aglomeradas en la zona. 

Ataques a los agentes

Sindicatos de los Mossos d'Esquadra han pedido más medios contra los botellones multitudinarios y han denunciado la agresividad contra los policías, lo que atribuyen a que en los últimos años se ha "desautorizado" a los agentes y se han "blanqueado" los ataques a las fuerzas de seguridad.

Miles de personas han participado en los últimos días en botellones multitudinarios en varios puntos de Catalunya, especialmente en Barcelona, coincidiendo con la fiesta mayor de Gracia y luego de Sants, que han acabado con enfrentamientos con la policía cuando los agentes intentaban dar por finalizadas las concentraciones, que infringen las restricciones por el coronavirus.

Precisamente, el Ayuntamiento de Barcelona ha propuesto buscar "espacios de descompresión" nocturnos para evitar "explosiones de incivismo" como las que se han dado este fin de semana en la fiesta mayor de Sants, según ha explicado el teniente de alcalde Prevención y Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle.

En declaraciones a Efe, el portavoz del Sindicato de Policías de Cataluña (SPC), David Miquel, ha advertido de que esta situación no es nueva, ya que los botellones han ido creciendo en los últimos años ante la "permisividad" de esta actividad, que pese a estar prohibida en las ordenanzas municipales se ha tolerado en muchas localidades.

Con la pandemia del coronavirus y el cierre de los locales de ocio nocturno, los botellones han pasado a ser más multitudinarios, ante lo que los sindicatos policiales reclaman más prevención y más medios para afrontar este fenómeno.

Miquel ha denunciado que cuando los agentes acuden a disolver los botellones, las reacciones son cada vez más agresivas, en un contexto en el que en los últimos años algunas actitudes "buenistas" por parte de algunos gobernantes ha provocado que atacar a los policías apenas tenga castigo.Por este motivo, ha pedido que los Mossos dispongan de más efectivos y más medios y que quien ataque a un policía tenga un castigo suficientemente importante como para tener un efecto disuasorio.

Resistencia "enquistada"

En la misma línea, el portavoz de SAP-Fepol, Toni Castejón, ha advertido, en declaraciones a Efe, de que esta problemática está "enquistada" y que se ha demostrado que el modelo que se ha aplicado hasta el momento, que a su juicio pasaba por "no hacer nada" contra los botellones, "no funciona".

Castejón ha pedido más recursos para la policía y ha apuntado que cuando los Mossos intervienen para disolver un botellón, el contagio del coronavirus ya puede haberse producido, porque los jóvenes llevan horas juntos consumiendo alcohol en la calle, sin distancia ni mascarilla, y que además su reacción contra la policía es en ocasiones violenta.

Noticias relacionadas

Ante esta situación, ha defendido que se lleven a cabo medidas preventivas, como por ejemplo estudiar la viabilidad de reabrir el ocio nocturno, y dotar de más medios a los agentes, especialmente pensando de cara a las fiestas de la Mercè de Barcelona, el próximo 23 de septiembre.

También el sindicato USPAC ha exigido que se haga frente de "inmediato" a la "violencia" contra los policías en los botellones, para evitar que crezca el "sentimiento de impunidad" de ciertos grupos, según aseguran un comunicado.