Barómetro semestral del consistorio

La gestión de Colau es el segundo problema para los barceloneses tras la inseguridad

  • Un 14% ve como inquietud principal las cuestiones vinculadas con la seguridad, que siguen en cabeza

  • ERC adelanta a Barcelona en Comú y ganaría hoy las municipales y Ernest Maragall recibe un 5,5, la mejor nota

  • La alcaldesa mejora el 4,3 de hace seis meses, su peor nota, y empata a 4,7 con Collboni y Artadi, que duplica su intención de voto

Gente paseando por la Rambla de Barcelona a finales de junio.

Gente paseando por la Rambla de Barcelona a finales de junio. / FERRAN NADEU

5
Se lee en minutos
Toni Sust
Toni Sust

Periodista

ver +

¿Qué es la gestión política municipal y qué es la gestión municipal? Son cosas distintas, o al menos así lo refleja el Barómetro semestral del Ayuntamiento de Barcelona. El que se ha dado a conocer este jueves indica que la gestión política municipal se ha convertido en el segundo problema principal para los barceloneses: un 8,4% así lo señalan, cuando hace seis meses lo esgrimía un 7%. Entonces, figuraba como séptimo problema de la lista y hace un año, en el décimo. Es decir, cuando se pregunta a la gente qué le preocupa más, la gestión política municipal es lo que más, solo superada por la inseguridad.

Paralelamente, cuando el consistorio pregunta en su sondeo por la valoración de la gestión municipal, un 44% la considera buena o muy buena y un 39% mala o muy mala. Además, en el mismo sondeo la mayoría juzga negativa la gestión del Gobierno catalán y la del central. Y a ese dato se aferra el gobierno para defender la gestión de Colau, política o no. Pero se intuye por el ascenso del apartado en la lista de problemas principales que las decisiones de la alcaldesa y de su gobierno suscitan el rechazo creciente de parte de la ciudadanía, al margen de que esta considere de forma mayoritaria que la Administración local cumple con cometido de forma correcta. Es una cuestión de matices.

Así lo aprecia el concejal de Presidencia, y ahora teniente de alcalde de Cultura, Jordi Martí, que al presentar el estudio ha subrayado que la opinión de la ciudadanía sobre la situación y el futuro de la ciudad es ahora mucho más positiva: tres de cada cuatro barceloneses creen que la ciudad irá a mejor. En opinión de Martí, tiene mucho más peso el 44% de encuestados que juzgan buena o muy buena la gestión de Colau que el hecho de que esta sea vista como el segundo problema de la ciudad.

La lista de problemas de hace medio año estaba encabezada por la inseguridad, y así sigue. La inseguridad se situó como principal problema para la ciudadanía en el barómetro semestral que fue presentado en enero de 2019. Entonces lo señaló como tal  un 21% de los encuestados, cuando hacía una década que eso no sucedía. Un año más tarde, el porcentaje subió a un 29,1%. Después fue perdiendo fuelle, pero nunca dejó el primer lugar. En este barómetro la inseguridad sigue en primer lugar y ya no va a la baja: un 14% de los consultados lo cita como primera inquietud cuando hace seis meses un 12,9% se pronunciaba en este sentido.

El tráfico y la circulación

En el barómetro de hace seis meses, el tráfico y la circulación se convirtieron en la segunda preocupación, y entonces el gobierno advirtió que en ese porcentaje cabían tanto los que rechazaban la gestión de Colau a favor de reducir el espacio para el vehículo privado como los que consideraban que había demasiado en la ciudad. Es decir, tanto los detractores como los defensores de la gestión de la alcaldesa en la materia. Ahora, las respuestas sobre esta cuestión se han clasificado en distintos apartados, que sumados compondrían la segunda preocupación principal.

La congestión de tráfico (3,4%) y la circulación de patinetes y bicicletas (3,3%), en 12º y 13º lugar de la lista, y la gestión y organización del tráfico (2,4%) y el exceso de circulación de vehículo privado (1,4%), 17º y 24º, suman un 10,4%, por lo que la preocupación ciudadana sobre el tema no ha menguado, se presenta fragmentado.

El paro y las condiciones de trabajo, con 8,1%, y el acceso a la vivienda, con idéntico porcentaje, figuran en el tercero y el cuarto lugar de la lista, en la que la limpieza es la quinta preocupación más señalada. Le siguen los problemas económicos (5%), el turismo (3,9%), la contaminación y el medio ambiente (3,7%). La falta de civismo ocupa la novena plaza, lo señala un 2,6%, y el covid, la décima (3,6%).

Cuarto suspenso de la alcaldesa

Cuando Colau recibió su peor valoración, hace medio año, Martí afirmó que le daba más valor al pronóstico electoral. Entonces, Barcelona en Comú estaba en cabeza en intención directa de voto. En el barómetro actual, las posiciones han cambiado. Ahora encabeza la lista de intención de voto ERC, con un 13,8%, cerca del 14,1% de su resultado en las elecciones de mayo de 2019, y por encima del 12% que recibió en el barómetro de diciembre pasado. Barcelona en Comú cae a la segunda posición pese a que mejora su intención de voto, de 12,2% a 12,3%. El PSC recibe un 9,6%, mejorando el 8,3% de diciembre. Significativamente, Junts duplica su intención de voto, de un 3,5% a un 7,2%. En las elecciones logró un 6,9%. Ciutadans pierde la mitad de su apoyo, de un 2,2% a un 1,1%, el PP mejora y la CUP también: ahora tendría opciones de volver a tener representación en el ayuntamiento.

En cuanto a valoración de líderes, Ernest Maragall, el único que aprueba, encabeza la lista, con un 5,5, (un 5,2 en diciembre pasado). Colau, que suspende por cuarta vez (la primera fue en diciembre de 2019), sale del pozo de su peor nota, el 4,3 de hace medio año, y sube a 4,7. Y empata con su socio, el jefe de filas del PSC, Jaume Collboni, que repite nota, y con Elsa Artadi, que sube tres décimas.

Noticias relacionadas

La oposición subraya el desgaste del gobierno

Los grupos han reaccionado a los resultados del Barómetro semestral subrayando que sus resultados son críticos con la gestión del gobierno de Barcelona en Comú y el PSC. ERC ha sacado pecho ante su incremento en intención de voto y en la nota de Ernest Maragall. Según el portavoz republicano, Jordi Coronas, su grupo es “la única alternativa posible en Barcelona”: “Hemos sido propositivos y a la vez exigentes”. Para Coronas, la encuesta es “una enmienda a la totalidad” a los socios del gobierno, Barcelona en Comú y el PSC, de quienes afirma que la ciudadanía aprecia que mantienen “visiones antagónicas”.

Elsa Artadi, jefa de filas de Junts per Catalunya, cree que los datos del barómetro son el resultado de la “dejadez, decadencia y frustración que transmite el gobierno de Colau a la ciudadanía”. Su homóloga de Ciutadans, Luz Guilarte, considera que el sondeo “pone de manifiesto el fracaso de las políticas de Colau y el PSC”. El grupo del PP considera “muy preocupante” que la gestión de Colau se haya convertido en el segundo problema para los barceloneses. “El gobierno está para ofrecer soluciones, no para crear problemas”, afirma su presidente, Josep Bou.