11 ago 2020

Ir a contenido

barómetro semestral

Los barceloneses suspenden por primera vez a Colau y la preocupación por la inseguridad alcanza su récord

El pacto de gobierno entre Comuns y el PSC es bien visto por el 55,2%, frente a un 38,5% que lo rechaza

El ayuntamiento dice que la seguridad ya ha mejorado, pero que la percepción ciudadana va más lenta

Patricia Castán / Barcelona

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. / JOAN CORTADELLAS

Los barceloneses suspenden por primera vez en cuatro años la gestión de Ada Colau en el Ayuntamiento de Barcelona, al puntuarla con un 4.7 sobre 10. En el último barómetro semestral sólo Ernest Maragall (ERC) aprueba con un 5. La caída en las valoraciones de los líderes de los tres principales grupos municipales coincide con una radiografía ciudadana especialmente crítica, donde la inseguridad es la preocupación más mencionada de nuevo en la ciudad: un 29,1% la citan, alcanzando un porcentaje récord. Por detrás, se sitúan los problemas políticos.

Opinión exprés

El hogar de Colau

Emma Riverola

Escritora

El sondeo ciudadano se hizo del 25 de noviembre al 5 de diciembre, por lo que el consistorio considera que el resultado puede estar influido por los problemas registrados en la ciudad tras la sentencia del 'procés'.

El concejal de Presidencia, Jordi Martí, ha enfatizado que pese a todo son más los que aprueban a la alcaldesa (56,6%) que los que la suspenden (41,2%), pero ha recordado que Colau suscita opiniones muy "polarizadas". En esta ocasión su socio de gobierno, el socialista Jaume collboni, la supera con un 4.8, pero también pierde popularidad. 

El barómetro se adentra también en el pacto de gobierno de ambos, que es bien visto por el 55,2%, frente a un 38.5% de rechazo.  De volverse a producir unas elecciones, se mantendría el empate técnico entre los republicanos y los 'comuns', con una ligera ventaja de ERC (16%) de cinco décimas. Un 8,9% votaría al PSC (a la baja), seguido por un 4,7% a JxCat, al igual que a la CUP.

Los conflictos registrados en Barcelona tras la sentencia han podido influir en el conjunto de las percepciones de la ciudadanía. De hecho, el 67,7% de encuestados (en edad de voto) creen que Barcelona ha empeorado en el último año, pero también opinan lo mismo sobre Catalunya y España. No obstante, en las perspectivas de futuro son mayoritarios los optimistas.

Preguntados sobre la gestión municipal en general, un 43,6% la consieran mala o muy mala; un 42,8% buena o muy buena, y un 12%, regular o normal. Cabe destacar que desde que Colau alcanzó la alcaldía en el 2015, sus valoraciones más positivas han ido descendiendo ligeramente, mientras que las más críticas se han doblado en estos cuatro años. Sin embargo, aún son más críticos con la de la Generalitat, que el 56,1% ve mala o muy mala.

En el caso de la inseguridad, que no había alcanzado tan mal resultado en anteriores barómetros, el ayuntamiento mantiene que las cifras reales sobre seguridad ya constatan una mejoría que la ciudadanía tardará más en percibir. En este entido, destaca que el aumento de la preocupación se ha moderado tras dispararse en el último año. No obstante, sigue siendo más alto que el pasado junio. A continuación se sitúan el encaje de Catalunya en España (14,9%), y los "aspectos políticos" como principales preocupaciones.

Curiosamente, el acceso a la vivienda pierde peso ahora entre los problemas de la capital catalana (lo mencionan el 6,5%, menos de la mitad que hace seis meses), muy seguido de cerca por la contaminación ambiental. El turismo ha pasado ya al séptimo puesto, solo mencionado por el 3,5%. 

El impacto del cambio climático

El ayuntamiento ha destacado la preocupación de los barceloneses por la emergencia climática y la implicación de estos por asumir cambios de hábitos. No obstante, en el apartado abierto de preocupaciones ciudadanas (solo se puede destacar uno) ocupa el quinto lugar y solo es la gran preocupación de un 5,9%.

No obstante, cuando se consulta a los barceloneses sobre este ámbito -ocupa el bloque de actualidad de este barómetro- el 89% dice sentirse preocupado. El 52,6%, mucho. Consideran "prioritario" sobre todo gestionar las medidas relacionadas con el transporte terrestre. En concreto, un 28,3% creen que hay que reducir el tráfico y un 6% alude a reducir la contaminación de los coches. Como medidas a las que estarían más predispuestos para revertir el cambio climático, la más mencionada es comprar productos de proximidad (84%). Y un 72,8% dice estar dispuesto a reducir el uso del coche privado.