GESTIÓN PÚBLICA

Núria Marín deja en suspenso el controvertido nombramiento del nuevo gerente de Collserola

El ente gestor asegura que no se ha hecho nada incorrecto pero admite que la elección de Josep Perpinyà puede generar "perjuicios de imposible reparación" porque no ha pasado por la comisión ejecutiva

Bicis y caminantes comparten espacio en una de las pistas que enlaza la carretera de las Aigües y el Tibidabo

Bicis y caminantes comparten espacio en una de las pistas que enlaza la carretera de las Aigües y el Tibidabo / Ricard Cugat

2
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

El nombramiento del nuevo gerente del parque natural de Collserola queda en barbecho. El elegido era el exalcalde de Sant Just Desvern Josep Perpinyà (PSC), una decisión que no había pasado por la comisión ejecutiva a pesar de que así lo establecían las bases del concurso público. Fue la también socialista Núria Marín, presidenta de la Diputació de Barcelona, organismo que ostenta la presidencia rotatoria del ente que gestiona el pulmón metropolitana, quien había aprobado el trámite. Y ha sido la propia alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat la que ha decidido detener el proceso "con la finalidad de evitar perjuicios de imposible o difícil reparación".

Este diario ya advirtió el pasado 21 de abril de la controvertida carrera por hacerse con un cargo que en los últimos 28 años ha ocupado el biólogo Marià Martí, un hombre que ha sobrevivido a seis 'presidents' y cinco alcaldes de Barcelona, municipio que es uno de los nueve que forman parte del consorcio, además de la Generalitat, la Diputación y el Área Metropolitana de Barcelona. El puesto tiene un retribución de 83.000 euros y salió a concurso el pasado 23 de diciembre. Las bases ya estipulaban que un comité técnico se encargaría de seleccionar a tres finalistas, y que sería la comisión ejecutiva del parque la que designaría a la persona.

Perpinyà, en un acto sobre la reforma de la B-23, en 2017

/ Joan Cortadellas

Noticias relacionadas

Eso, sin embargo, no sucedió. Y distintos alcaldes, Ada Colau entre ellos, pusieron el grito en el cielo. Los servicios técnicos del consorcio, sin embargo, emitieron un comunicado en el que explicitaron que el procedimiento había sido "jurídicamente escrupuloso", de acuerdo con la legalidad vigente (la ley municipal y de régimen local de Catalunya), y que las bases del concurso consensuadas y aprobadas el 20 de diciembre "no se aplicaron porque el texto había quedado desfasado y, por lo tanto, inoperante". A pesar de ello, y ante el malestar generado, tal y como ha avanzado Nació Digital, Marín ha optado por frenar el nombramiento. "Independientemente de la corrección del trámite administrativo y jurídico -insiste el comunicado del consorcio-, queda patente que no hay acuerdo en el órgano de gobierno, lo que hace que esté en peligro el tradicional consenso con el que se ha gobernado esta entidad desde su creación".

Así las cosas, los tres finalistas tienen ahora las mismas opciones de hacerse con el cargo. Además de Perpinyà, aspiran al cargo de gerente Rafael Bellido, director del área de Territorio, Sostenibilidad y Actividad Económica del Ayuntamiento de Sant Feliu de Llobregat, y Raimon Roda, jefe de los servicios de Infraestructura Verde del AMB y exgerente del consorcio del parque agrario del Baix Llobregat. El 22 de abril, la comisión ejecutiva debía debatir el nombramiento, pero en el punto tres del orden del día aparecía la elección del exalcalde de Sant Just ya consolidada y firmada por Marín sin que mediara discusión o exposición alguna. Ese dictamen queda en nada, y el consorcio dice ahora que la suspensión "se mantendrá hasta que la comisión ejecutiva alcance un acuerdo y haga una propuesta definitiva".