URBANISMO

El túnel de Glòries será transitable antes de terminar el 2021

El sentido Besòs se abrirà en septiembre y el de entrada a Barcelona, en noviembre

Imagen virtual de la ubicación de la futura escuela Gaia, en la plaza de las Glòries

Imagen virtual de la ubicación de la futura escuela Gaia, en la plaza de las Glòries / El Periódico

  • El ayuntamiento aprueba instalar una escuela en la antigua fábrica de paraguas de Dos de Maig

  • Los tres edificios con 562 pisos (el 35% serán vivienda protegida) quedarán alejados de los centros educativos

  • Los vecinos piden al consistorio que cumpla el acuerdo del 2007 y busque un hueco para un centro de FP

Se lee en minutos

Sigue el reguero de noticias vinculadas a las infraestructuras y la movilidad en Barcelona. Hace unas semanas coincidían tres novedades de envergadura: el plan de inversiones de Rodalies en Catalunya, la aprobación definitiva del primer tramo del tranvía por la Diagonal (de Glòries a Verdaguer) y la recuperación del proyecto inacabado de la línea 9 de metro. Ahora llegan novedades sobre la plaza de las Glòries, la gran cicatriz urbanística de Barcelona, con permiso de la herida ferroviaria de la Sagrera. Este jueves se ha dado a conocer la fecha de apertura del túnel viario que deberá dejar atrás la incómoda imagen de nudo de circulación para dar paso al gran parque urbano de la Canòpia. Si nada lo evita, la intención es que los coches puedan salir de la cuidad a través de la galería a partir de septiembre, y que la entrada se realice no más allá de noviembre. O sea, que antes de terminar el 2021, este proyecto que acumula ya siete años de obras y dos de retraso empezará a cobrar su aspecto definitivo.

Nueva ordenación de las Glòries

/ El Periódico

Tal y como avanzó la Ser hace unas semanas, los túneles deberían estar terminados este mes de enero, con lo que ya será posible ir andando desde la Rambla del Poblenou hasta la calle de Padilla (957 metros de distancia) a través de la galería que se ha perforado en dos fases no extensas de desafíos técnicos. Lo más complicado, al parecer, ha sido la zona que coincide con el túnel ferroviario de las líneas de Rodalies R1, R3 y R4. Pasar por debajo, y ante el mal estado de la instalación, obligó a reforzar el área de influencia. Todavía no se ha definido el reparto de carriles de circulación del futuro túnel, pero a la vista de los problemas que tiene el transporte público para acceder a la ciudad, y en busca del objetivo de reducir el número de coches que acceden a la capital catalana desde la zona norte del área metropolitana, es probable que el bus gane terreno al vehículo privado.

Educación y pisos

Este jueves también se ha detallado cómo quedará la superficie, esos 42.369 metros cuadrados en los que convivirán el parque y los nuevos edificios. La comisión de gobierno del ayuntamiento ha dado luz verde a la modificación del plan urbanístico que regula el número de viviendas y la colocación de los nuevos equipamientos en las Glòries. Dentro de este ámbito se incluyen la escuela Encants y la guardería Leonor Serano, que mantienen su ubicación actual. Se les sumará el CEIP Gaia, que se quedará con la antigua fábrica de paraguas de la calle de Dos de Maig, que mantendrá los elementos constructivos originales.

La nueva ordenación de la plaza de Glòries

/ El Periódico

En cuanto a la vivienda, se construirán 562 pisos, de los cuales el 35% (197) serán protegidos. Se levantarán en tres edificios nuevos que se erigirán en las partes frontales de Consell de Cent, Castillejos y Diagonal. Las plantas bajas se dedicarán a actividad económica y comercial. En cuanto al impacto de estos inmuebles en lo que hace referencia a su volumetría (11 pisos + planta baja, como máximo), la decisión final mejora la propuesta inicial, según precisa el propio ayuntamiento, puesto que ahora quedan más alejados de los centros educativos, generando "un espacio libre de más calidad".

Te puede interesar

Jaume Bàdenas, miembro de la asociación de vecinos del Poblenou, avanza que los residentes en la zona no comulgan en exceso con el plan presentado por el consistorio. Donde más se oponen es en la instalación de una escuela en la fábrica de paraguas. No porque no consideren que es necesario un colegio en la zona, sino porque ahí, aseguran, según reza el compromiso por Glòries alcanzado entre el ayuntamiento y los vecinos en el 2007, debería ir un centro de formación profesional. El martes se reunieron con los responsables de la concejalía de Urbanismo, y a la respuesta de dónde irá ese equipamiento, según Bàdenas, la respuesta fue que "se está mirando". "Esto no nos deja nada tranquilos", sostiene. También comparten "cierta preocupación" por la reducción de techo edificable destinado a la protección oficial, pero en cualquier caso, para más detalles, prefiere esperar a la semana que viene, cuando tienen previsto ofrecer su punto de vista en una rueda de prensa propia.

Dos años de retraso

Glòries es uno de los enclaves de Barcelona que más modificaciones ha sufrido en los últimos 150 años. A partir del plan Cerdà, que coloca la plaza en el centro de la ciudad, el entorno empieza a padecer todo tipo de alteraciones, muy marcadas por la presencia del ferrocarril. La reforma actual parte del pacto por Glòries firmado por el ayuntamiento y los vecinos. En el 2011, con la llegada de Trias a la alcaldía, ese consenso estuvo en la cuerda floja, pero los barrios lograron que el acuerdo se mantuviera. Las obras no empezaron hasta el 2014. Lo primero, derribar el tambor aéreo construido para los Juegos del 92. Entonces se ponía como fecha para terminar las dos fases del túnel el 2019. Va a ser que no, porque si nada lo evita, finalmente será dos años después. Los restos urbanísticos de las reformas anteriores han sido un dolor de cabeza para los ejecutores del actual proyecto. Tampoco ha ayudado el lío administrativo, la rescisión del contrato por parte del ayuntamiento en abril del 2017 (el consistorio fue condenado por esa decisión). Aquello paralizó la obra un año.