30 may 2020

Ir a contenido

MEDIDAS DE MOVILIDAD

Barcelona se propone limpiar de motos 43.000 metros cuadrados de acera

El consistorio agilizará sanciones y retiradas de vehículos de dos ruedas en 24 ámbitos

Alarcón no descarta una zona verde para motoristas pero afirma que el debate está por abrir

Toni Sust

Motos en una calle de Barcelona.

Motos en una calle de Barcelona. / DANNY CAMINAL

Es posible, si no probable, que muchos barceloneses que suelen ir en moto a lugares céntricos de la ciudad, y que hasta que llegó el confinamiento no tuvieron problemas para aparcar, se topen, cuando vuelvan a circular, con que ya no cuentan con aquel pedazo de acera donde estacionaban sin problemas. Es posible que antes de salir de casa se tengan que plantear dónde dejarán la moto, como si fueran en coche. Por lo menos, eso es lo que quiere el Ayuntamiento de Barcelona, que considera que lo más práctico es que las motos aparquen en zonas pintadas para ese uso en la calzada y, sobre todo, que apuesten por el aparcamiento subterráneo.

El consistorio quiere que los barceloneses vayan en bicicleta, a pie o en transporte público. Y ha tomado la decisión de agilizar su ofensiva contra el aparcamiento de las motos en aceras aprovechando las medidas extraordinarias que se están tomando para ganar espacio para los peatones, en el contexto de la crisis del coronavirus. Por ello, iniciará el próximo lunes una campaña en 24 ámbitos de la ciudad para vaciar motos de un espacio total de 43.000 metros cuadrados de aceras.

Se inicia el corte de laterales en la Gran Via y en la Diagonal para que el peatón gane espacio

Es una intensificación de un plan ya existente, anunciado en febreroBarcelona, ciudad segura, aunque doblando el espacio afectado. “Haremos más rápido lo que ya hacíamos en febrero. Adelantamos la medida en calendario y en el espacio afectado”, ha afirmado la concejala de Movilidad, Rosa Alarcón, que ha presentado la medida junto con la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz.

Sanciones, en la fase 1

Alarcón ha precisado que no se empezará a multar a los motoristas hasta el inicio de la fase 1 en Barcelona. De entrada, el lunes, si esa fase 1 no ha llegado a la capital catalana, se colocarán avisos en las motos de los 24 espacios, aunque en algunos sí se ha empezado a retirarlas. En febrero, ha relatado Alarcón, se impusieron 2.000 multas a motos mal aparcadas.

Cuando llegue la fase 1 se multará a los que incumplan la normativa, que indica que las motocicletas pueden aparcar en paralelo sobre las aceras siempre que estas midan más de tres metros de ancho y solo pueden hacerlo en semibateria si miden más de seis metros. Además, se señalizará la prohibición de que las motos aparquen en algunos lugares en los que hoy pueden pero que deben vetarse para garantizar el espacio para el peatón porque se ha comprobado que es necesario.

La responsable de Movilidad ha afirmado que en la ciudad “no habrá nunca suficiente aparcamiento para las 250.000 motos que hay, y menos en el espacio público”. Por ello, argumenta, “quien quiera tener una moto debe garantizar su aparcamiento”. Y va más allá: “Tenemos que romper el concepto de puerta a puerta de las motos. Cuando coges una moto, tienes que pensar donde aparcarás. Y pensar que tendrás que ir a un párquing”.

“Todavía no cobramos a las motos por aparcar en el espacio público”, ha añadido Alarcón, mentando un cambio que de llegar sería muy significativo. La concejala ha recordado que hay entidades que reclaman una zona verde de aparcamiento para motos, una posibilidad que está por debatir y sobre la cual, ha dicho, todavía no se ha tomado ninguna decisión. El ayuntamiento subraya que se han pintado 526 nuevas plazas para aparcamiento de motos, pero pone el acento en los acuerdos propiciados con empresas de aparcamiento subterráneo para que ofrezcan tarifas planas y reducidas a los motoristas. En la ciudad hay 72.000 plazas de aparcamiento pintadas en la calzada que, sumadas a las de las aceras donde pueden estacionar, suponen  unas 105.000 plazas totales para motos. Además están las subterráneas, un número por determinar, que se va modificando.

Laterales cortados

“Queremos una ciudad más caminable, con menos coches, menos contaminación, más bicicletas y más peatones”, ha resumido Sanz, que ha insistido, varias veces, en que el grueso de los cambios que se están dando para que el vehículo pierda espacio han venido para quedarse. Sanz ha explicado que este miércoles se procede, como se anunció y para ganar espacio para el peatón, a cortar el lateral del lado mar de la Diagonal entre Villarroel y el paseo de Gràcia, y el lateral lado montaña entre Roger de Llúria y Sardenya. 

El resto de tramos de laterales quedan abiertos para los autobuses. En el caso de la Gran Via, se cierra el lateral mar en dos tramos, entre Vilamarí y Rambla Catalunya y entre Pau Claris y Bailén, y el lateral montaña queda abierto. El domingo se iniciará la ampliación de aceras en la Via Laietana, para que lleguen a 4,15 metros, y en Consell de Cent, entre Urgell y paseo de Gràcia, ya se ha ampliado la acera hasta cuatro metros, dejando un solo carril para coches.

Las aceras donde las motos quedarán vetadas

Los 24 ámbitos afectados a partir del lunes por la vigilancia del aparcamiento de motos son, según el listado de calles, plazas y entornos que concret el ayuntamiento, los que siguen: la calle de Sots-Tinent Navarro; el pasaje de Lluís Pellicer y su entorno; el Triangle de Sants; la avenida de Josep Tarradellas, a la altura de avenida Sarrià; la Via Augusta, en la zona de la plaza de Castelló; dos sectores de la Vila de Gràcia; el paseo de Valldaura; la plaza de Mossèn Clapés; el cruce de Buenaventura Muñoz con Sardenya; el entorno del Pati Llimona; el entorno escolar de Londres y Casanovas; el entorno de la sede de distrito en Hostrafrancs; Jorge Manrique; la avenida Diagonal en el cruce de Pius XII con Maria Cristina; Sant Gervasi de Cassoles; Alcalde de Móstoles; el entorno de la plaza de Santa Eulàlia; el del mercado de Bon Pastor; el del metro de Llacuna; la Via Laietana; Consell de Cent; Girona, y Rocafort.