25 feb 2020

Ir a contenido

UNA CIUDAD EN TRANSFORMACIÓN

De mítico parque de bolas a tanatorio

El antiguo Happy Parc junto a la estación de Sants se convertirá en breve en un equipamiento funerario

El negocio infantil cerró el pasado otoño al no poder afrontar una subida del alquiler del 300%

Helena López

El futuro tanatorio cuando aún era un parque de bolas, en octubre.

El futuro tanatorio cuando aún era un parque de bolas, en octubre. / JORDI COTRINA

Tras anunciarse el cierre del Happy Parc de la calle de los Comtes de Bell-lloc, a escasos metros de la estación de Sants, en el barrio temían cualquier cosa. La inmensa nave en la que se encontraba -patrimonio arquitectónico de la ciudad, aunque de propiedad privada- está ubicada en un enclave estratégico. Lo que no les pasaba por la cabeza es que su futuro pasara por convertirse en tanatorio, tal y como avanzó 'Betevé' este miércoles. La noticia, además de sorprender, no ha sentado demasiado bien en el barrio, sobre todo por la manera en la que se ha conocido y por lo poco transparente del proceso. "Nosotros siempre hemos estado a favor de los equipamientos, pero no nos parece de recibo enterarnos de las cosas así", señala Jordi Falcó, activista del Centro Social de Sants, quien no entiende como el distrito no ha sabido encontrar el momento para comentarles nada de un tema tan relevante cuando están en contacto directo en un millón de comisiones de seguimiento. "Tampoco sabemos nada del plan de movilidad, ¿tienen un buen plan de movilidad?", añade el veterano líder vecinal.  

Según fuentes municipales, ellos "son solo el órgano regulador". "Hemos dado la licencia a la empresa funeraria -confirma una voz municipal- porque cumple con todos los requisitos". 

El antiguo Happy Parc, el primer parque de bolas de Barcelona, era un equipamiento muy arraigado al barrio, en el que se instaló hace 25 años. Al conocerse el anuncio de su cierre por la subida del alquiler de un 300%, vecinos y comerciantes del lugar reunieron 2.000 firmas de apoyo en pocos días. En ese espacio medio barrio había celebrado los cumpleaños de su infancia. Algunos, los suyos y los de sus hijos.

"Lugar de vida"

También lamentaron el adiós desde los Castellers de Sants, sus vecinos más inmediatos, ya que tienen cedido un local provisional en la nave de al lado. "Que conviertan esto en un tanatorio nos afecta muy directamente. Será muy extraño que los niños que vengan a los ensayos vean entrar y salir coches fúnebres. Esto era un lugar de vida, donde convivíamos a la perfección con un parque infantil. Para la fiesta mayor, además, por ejemplo, cortamos la calle, ¿cómo lo haremos ahora?", reflexiona Marc Febrer, copresidente de la colla 'castellera', quien también critica la falta de transparencia del ayuntamiento.

La apertura de nuevos tanatorios en Barcelona es posible gracias a la reciente modificación de la ordenanza de los servicios funerarios, impulsada en el 2017. "Nuestra intención es trabajar por unos servicios funerarios públicos. Esta modificación se hizo para acabar con el oligopolio que había hasta el momento y avanzar en esa dirección", concluye una voz municipal.