Ir a contenido

AUMENTO DEL 300%

Cierra el primer parque de bolas de Barcelona por no poder asumir la subida del alquiler

El gerente del Happy Parc de Sants explica que el local ahora se ha puesto en arrendamiento por 15.000 euros al mes

ACN / BARCELONA

Un grupo de amigos celebran un cumpleaños (18 años) tirándose bolas en el parque infantil de Happy Parc Sants.

Un grupo de amigos celebran un cumpleaños (18 años) tirándose bolas en el parque infantil de Happy Parc Sants. / ÁLVARO MONGE

El primer parque infantil de bolas de Barcelona, ​​el Happy Parc del barrio de Sants, se ve obligado a cerrar sus puertas el próximo noviembre porque no puede asumir el aumento del alquiler que les pide el propietario.

El consejero delegado de Petriparc, Josep Pinyol, ha explicado a la ACN que el propietario les propuso un aumento "inasumible" y que ellos hicieron una contraoferta que el propietario no ha aceptado y por ello recibieron un burofax informándoles de que en noviembre debían marcharse. Ahora, el local está en alquiler a través de internet por 15.000 euros al mes, "más de un 300% más" de lo que Pinyol pagaba.

La nave es patrimonio arquitectónico de Barcelona y Pinyol ha alertado de que dentro no se puede poner cualquier actividad. El consejero delegado reconoció que "está subiendo todo mucho" pero explicó que ellos no pueden triplicar el precio de la entrada a los niños para poder mantener estos alquileres. "Hace 25 años cobrábamos 500 pesetas, que son tres euros. Ahora cobramos 5,5 euros. Lo que ha subido es lo que nos ha subido el alquiler", ha justificado.

Estimulante de la psicomotricidad

Por el Happy Parc de Sants, ubicado en la calle de los Comtes de Bell-lloc, han pasado muchos niños, escuelas y centros de verano desde su apertura en 1994, como ha recordado Pinyol, que ha defendido que han mantenido la vertiente educativa de el espacio. "Fue el primer parque que hubo en Barcelona, ​​han pasado muchos chicos que lo han pasado muy bien y es una actividad que estimula la psicomotricidad", declaró. Si nada cambia, en noviembre, cuando se acaba el contrato de alquiler, el Happy Parc deberá cerrar y esto implicará rescindir unos 14 contratos.