Ir a contenido

ESCALADA ILEGAL EN BARCELONA

La historia detrás del selfi en la torre Glòries

Los escaladores son dos jóvenes franceses, profesionales del 'parkour' extremo y finalistas de la edición de su país del programa de televisión 'Ninja Warrior'

"Todo empezó después de subir juntos hasta lo más alto de la Torre Eiffel en el 2015", recuerdan

Luis Benavides

El ’selfi’ de Mathieux y Urban en lo más alto de la torre Glòries, desde dos perspectivas

El ’selfi’ de Mathieux y Urban en lo más alto de la torre Glòries, desde dos perspectivas / A. MONGE / L. URBAN

El selfi más esperado del fin de semana ha visto la luz. Los protagonistas son dos jóvenes franceses. Leo Urban y Nico Mathieux escalaron este sábado la torre Glòries con el único objetivo de saciar su sed de aventura, de superar retos. Una vez allí arriba, después de subir los más de 140 metros con la única ayuda de sus pies y manos, Urban estiró el brazo e inmortalizó el momento.

Estos dos amigos, que planearon esta peligrosa hazaña durante años, son alumnos aventajados de Alain Robert, conocido mundialmente como el ‘Spiderman francés’, quien también subió la anteriormente conocida como Torre Agbar en varias ocasiones. “Llevábamos unos cinco años dándole vueltas a la idea de subir esta torre de Barcelona y otros edificios icónicos que preferimos no desvelar todavía", explica Urban a EL PERIÓDICO. "Todo empezó después de subir juntos hasta lo más alto de la Torre Eiffel en el 2015. Buscábamos otro reto fuera de Francia. Un reto que fuera realmente emblemático", añade. 

Urban (arriba) y Mathieux (abajo), desde lo más alto de la torre Glòries. Imágenes cedidas a EL PERIÓDICO DE CATALUNYA 

Mathieux, 25 años, tiene un canal de Youtube con más de 108 mil suscriptores y cada dos semanas sube nuevas gestas, sobre todo relacionadas con el esquí y la montaña, pero también con la conocida como exploración urbana (urbex).  Urban y él grabaron los momento previos a la subida, también del ascenso y de las vistas. El vídeo podría salir en las próximas horas. Toca estar atentos a su canal.

Fundador del colectivo Hit the Road, un grupo dedicado al 'parkour' –deporte urbano que consiste en desplazarse por el medio urbano o natural salvando obstáculos-, Mathieux es una cara relativamente conocida en su Francia natal tras haber pasado por el programa televisivo 'Ninja Warrior', en el que quedó finalista hasta en dos ocasiones. Desde hace poco más de un año se dedica en exclusiva a su canal de vídeos.

Su socio es un auténtico Tarzán de las urbes, como demuestra en su Instagram, con más de ocho mil seguidores. En esta plataforma Urban se presenta como atleta profesional del 'parkour' y finalista de 'Ninja Warrior'. Coincidieron en la primera edición de este conocido programa pero se conocen de mucho antes, desde los 16 años. Urban, profesor de educación física en Andorra, también es campeón europeo de Chase Tag, la versión deportiva y profesional del clásico pilla-pilla. 

La excepcional foto de Álvaro Monge, fotógrafo de EL PERIÓDICO, fue la escogida por Urban para alimentar su cuenta de Instagram. La acompañó con el siguiente texto: "Escalada ilegal y sin protección con mi hermano Nico Mathieux de la torre más emblemática de Barcelona. ¡Nuestra mayor hazaña". Esta publicación alcanzó los 1.700 'me gusta' en menos de 24 horas.

Mientras ellos subían el edificio diseñado por el arquitecto Jean Nouvel, otro francés, varios centenares de personas se concentraban frente a la estación de Sants, convocadas por los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR). Fue una coincidencia. Mathieux y Urban se reunieron esa mañana en Andorra y juntos bajaron en coche hasta la capital catalana, ajenos a la protesta. "Nunca llevamos banderas ni pancartas con alguna reivindicación. Hacemos esto por el desafío, por el deporte", aclara Urban.

Sin plan de escape

Un grupo de bomberos subió hasta el último piso de la torre y abrieron una ventana para recogerles. Los dos jóvenes no mostraron ningún tipo de resistencia y abandonaron la cúspide. Allí mismo, pasaron a disposición de los Mossos, que los condujeron hasta una comisaría cercana para identificarles y tomarles declaración, sin ser detenidos, según fuentes del cuerpo policial. "Cuando hacemos estas acciones nunca pensamos en la escapada. Solo pensamos en coronar. Esperamos allí hasta que llegue la policía y aceptamos la sanción", asegura Urban a este diario.

Los dos escaladores podrían haber sido multados con hasta 600 euros por trepar el edificio sin permiso, una acción prevista en la ley de seguridad ciudadana de Barcelona. "No nos dijeron nada de eso, no sabemos el importe exacto. Nos tomaron unos datos en la torre -recuerda el joven- y luego en la comisaría apenas estuvimos media hora". Con todo, esta penalización económica no frenará su pasión por la escalada urbana. El lema favorito de Mathieux - aparece en sus diferentes redes sociales- se podría traducir como “nada como el descubrimiento de un nuevo reto físico y mental para hacerte compartir mi deseo de aventura”.