Ir a contenido

TRAS LA SENTENCIA DEL 'PROCÉS'

Las acciones de los CDR en Barcelona pierden fuelle

Unas 500 personas intentan sin éxito bloquear el acceso a la estación de Sants

Mossos identifica a un centenar de jóvenes acampados en la plaza de Universitat y detiene a uno

Luis Benavides

Protestas de los CDR en el exterior de la estación de Sants después de ser desalojados / JORDI COTRINA

El poder de convocatoria de los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR) sigue siendo importante, pues han conseguido reunir a más de 500 personas frente a la estación de Sants de Barcelona con el objetivo de “bloquear” esta importante infraestructura. Este sábado, no obstante, la acción no ha surgido el efecto esperado. El operativo conjunto de Mossos d’Esquadra y Policía Nacional, sin olvidar el trabajo de la seguridad privada de la terminal, ha echado al traste las intenciones de los manifestantes. Los viajeros con billete han podido entrar al vestíbulo por la puerta trasera y el servicio de trenes, tanto de Renfe como AVE, ha funcionado con total normalidad.

Los momentos de tensión en la plaza de los Països Catalans han sido muy contados, si bien han ido en aumento pasadas las 12 del mediodía. Las personas que han acudido para intentar bloquear la estación se han encontrado un fuerte cordón policial. Y los que consiguieron entrar minutos antes, un centenar de personas, han sido desalojadas pacíficamente, una a una, por los agentes de policía, que no han identificado a los manifestantes si no oponían resistencia. Estos manifestantes, que protagonizaron una sentada pacífica en el vestíbulo, llevaban unos pequeños carteles en los que se podía leer ‘¡Perdona que te pare! Tenemos rehenes’. Al salir por la puerta principal han sido recibidos por el resto con aplausos.

Los agentes de la policía encargados de custodiar la estación no han recibido precisamente buenas palabras. “Ser policía vergüenza me daría”, "La policía, tortura y asesina" e “Hijos de Franco” son algunos de los cánticos que han tenido que escuchar los Mossos desplegados en la zona durante las casi cuatro horas de concentración en contra de la sentencia del procés. Se han lanzado pequeños objetos, como latas y botellas de plástico, y las primeras filas, con decenas de jóvenes encapuchados, ha recibido algunos porrazos y empujones por parte de los agentes. Al menos dos personas han sido retenidas por protagonizar altercados. Una de ellas, concretamente, por intentar impedir el paso de los vehículos y mostrar su hostilidad a los agentes. Unos minutos después, una vez ha sido identificado, ha vuelto con el grupo de manifestantes.

Una manifestante muestra una 'senyera' a los agentes de los Mossos que custodian la estación de Sants  / JORDI COTRINA

Las protestas en la capital catalana pierden fuelle, pues una vez desconvocada la protesta frente a la estación cerca de un centenar de manifestantes han intentado cortar el tráfico en la calle de Tarragona, a la altura de avenida de Roma, y tampoco ha surtido el efecto deseado. Varias patrullas de la Guardia Urbana han redirigido el tráfico y, media hora después, una docena de agentes de la BRIMO han desalojado sin muchos problemas a los activistas de la calzada.

Ocupación "no comunicada"

Mientras, en la plaza de Universitat, los Mossos han actuado por ocupación “no comunicada de espacio público”. El operativo ha acabado con una persona detenida –sobre ella recaía un requerimiento judicial que no había atendido- y otras 117 identificadas.  Según ha podido averiguar la agencia de noticias EFE, la policía autonómica recibió hace unos días la denuncia de una empresa constructora por el robo de una treintena de vallas y un lavabo portátil, unos elementos que posteriormente se comprobó que estaban siendo utilizados en la acampada de estudiantes de universidad y formación profesional iniciada el pasado 30 de octubre.

Esta misma mañana también se ha sabido que los cinco miembros de la Sindicatura Electoral que el Parlament designó para el referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 serán juzgados los días 27, 28 y 29 de abril del próximo año. Según ha avanzado el portal 'Vilaweb', el juzgado de lo penal número 11 de Barcelona ha notificado la apertura del juicio oral a Jordi Matas, Tània Verge, Marc Marsal, Josep Pagès y Marta Alsina por los delitos de desobediencia y usurpación de funciones.