Ir a contenido

LA RESPUESTA DE LOS VENDEDORES AMBULANTES

"Hacemos todo lo posible por abandonar la manta"

El sindicato mantero critica la persecución y recuerda que llevan años esforzándose en generar alternativas

Además de ser la voz de los que no han podido dejar la calle, han abierto una tienda y dos talleres de ropa

Helena López

Lamine Bathily en la tienda del Sindicato en el Raval. 

Lamine Bathily en la tienda del Sindicato en el Raval.  / JORDI COTRINA

Lamine Bathily conoció a Ada Colau la tarde del 14 de mayo en el debate convocado por la plataforma ciudadana Casa Nostra Casa Vostra durante la última campaña electoral. Se trataba de sentar frente a frente, a la misma altura, a los candidatos a las elecciones municipales de la capital catalana y a vendedores ambulantes. Hablar sobre el top manta con los protagonistas del top manta. A este joven senegalés de 28 años, 10 de ellos con la manta a la espalda, no le tembló la voz, pese al público, micros y cámaras, para decirle a la alcaldesa lo que pensaba: "Habla mucho de sus planes de ocupación para nosotros, pero yo nunca había hablado con usted, esta es la primera vez que la veo. Ni siquiera ha venido a conocer nuestra tienda", le afeó Bathily, uno de los portavoces del Sindicato Popular de Vendedores Ambulantes. Este miércoles por la mañana el joven estaba tras el mostrador de esa tienda, en el que venden los aplaudidos diseños de la marca Top Manta, estampados a mano por ellos mismos con un resultado profesional en la trastienda de este local del Raval; abierto fruto del "esfuerzo enorme" del singular 'sindicato' por, además de ser la voz de los sin voz, "construir sus propias alternativas" y dejar la manta. 

Lamine Sarr, otro de los portavoces del colectivo, en principio tendría que estar en la tienda, pero no está. Está en la Barceloneta, "hablando con los compañeros para calmar los ánimos, mediar y decidir de forma conjunta una respuesta", señala Bathily, otra de las funciones del sindicato es cuidarse. El joven asegura que no le ha sorprendido el macrooperativo policial contra la venta ambulante desplegado en la ciudad. "Es un clásico. Cada vez que llega el verano los políticos mediatizan el top manta, pero hemos vivido situaciones peores", asegura preguntándose que si la ciudad dedica tantos agentes a perseguir a los manteros, "¿quién se va encargar de la seguridad?". 

Las fronteras tras cruzar la frontera

"Hay muchos compañeros que están decepcionados. Votaron con ilusión por Colau a través de la campaña #CedeTuVoto, en la que abstencionistas iban a votar con personas sin ese derecho para brindarles la oportunidad y ahora se encuentran con esto", afirma Aziz Faye, uno de los padres del Sindicato y de la marca Top Manta, quién plantea otra pregunta: "¿Si nos echan de la calle, qué quieren que hagamos? ¿Pedir lismona en la puerta del supermercado? Somos personas, tenemos que vivir". "Nosotros, como Sindicato, trabajamos por encontrar alternativas, pese a las grandes dificultades debido a las leyes racistas. Además de la tienda, tenemos dos talleres, el de costura, con dos personas trabajando, y el de serigrafía, con tres -narra Aziz-, y ofrecemos servicio de mudanzas y  caterings de comida africana, y estamos formando a compañeros para tareas de mantenimiento y pequeñas reformas; pero somos muchos y hay muchos compañeros que no tien más alternativa, no les pueden echar sin ofrecerles nada». 

"Por primera vez se han hecho 115 planes de ocupación para personas en situacón irregular, y el 73% de ellas han logrado encontrar trabajo"

Álvaro Porro

Comisionado de Economía Social

Como le dijo a la alcaldesa en el citado debate, Bathily considera que los planes ocupaciones impulsados por el consistorio en paralelo a los dispositivos policiales han sido un fracaso. "Muchos compañeros han estado un año en un plan de ocupación, pero, al terminar, han vuelto a la calle, otra vez al punto de partida", denuncia. 

Desfile de diambaar, la marca creada por la cooperativa Diomcoop. / FERRAN NADEU

El comisionado de Economía Social del Ayuntamiento de Barcelona, Álvaro Porro, lo niega y reivindica los esfuerzos municipales por ofrecer respuestas sociales al colectivo. "Por primera vez este gobierno creó planes de ocupación para personas en situación irregular, algo que no se había hecho nunca. 115 personas firmaron un contrato de un año pese a no tener papeles, contrato que les ha permitido regularización su situación. De esas, como mínimo 66 provienen de la manta, y un 73% de estas personas han logrado entrar en el mercado laboral ordinario, muy por encima de la media de este tipo de programas", destaca el comisionado, quien también reivindica la cooperativa de Diomcoop, a través de la que se han podido regularizar 17 personas (y que también han lanzado Diambaar, una marca de ropa). Para regularizar su situación en España estas personas necesitan, entre otros requisitos, un contrato de trabajo de un año, algo a lo que les es prácticamente imposible acceder sin papeles, círculo vicioso que estas experiencias pretenden romper.

Oficina específica

Porro señala también que en breve abrirán en Barcelona Activa una oficina específica para atender a personas en situación irregular, conscientes de que con el operativo de Joan de Borbó, que tienen intención de mantener, hará incrementar el número de personas sin alternativas a las que atender. 

A ojos del Espacio del Inmigrante, con este operativo policial lo que se está haciendo es criminalizar la pobreza. "Su objetivo es eliminar de la calle a los pobres, que a sus ojos dañan la imagen de la ciudad", apunta un portavoz del colectivo, quien expone que "con este tipo de políticas represivas lo que se consigue es perpetuar la pobreza y orillarlos aún más", concluye la misma voz.