Ir a contenido

HACIA LAS ELECCIONES MUNICIPALES EN BARCELONA

Marie Faye, exmantera, a los candidatos: "He echado de menos que nos miréis a los ojos"

Los candidatos Colau, Maragall, Collboni, Artadi y Saliente aceptan la invitación de Casa Nostra Casa Vostra de debatir sobre el 'top manta' con sus vendedores

La alcaldesa y el ahora republicano piden a los socialistas un compromiso para cambiar la ley de extranjería: "somos mayoría, si quieren, podemos"

Helena López

Lamine Sarr, con micro y camiseta de Black Panters, habla a los candidatos.

Lamine Sarr, con micro y camiseta de Black Panters, habla a los candidatos. / ÁLVARO MONGE

Manuel Valls y Josep Bou, los candidatos que más peso están dando al 'top manta' en sus carreras electorales, son los únicos cabeza de lista que han declinado la invitación de la plataforma ciudadana Casa Nostra Casa Vostra para debatir sobre el asunto con sus protagonistas, los manteros. Sí lo han hecho Ernest Maragall, Elsa Artadi, Ada Colau, Jaume Collboni y Anna Saliente, quienes han coincidido en algo: la raíz del problema es la ley de extranjería. Lo que no han sido capaces es de llegar a un acuerdo para cambiarla, siquiera simbólico (el plató de la emisora de radio del Primavera Sound, donde se ha celebrado el debate, no parece a priori un lugar donde cerrar asuntos de Estado). "Hablemos" es lo máximo que han arrancado Maragall Colau Collboni, quien se ha visto convertido en representante del gobierno de Pedro Sánchez. "Los que estamos aquí tenemos mayoría, si nos ponemos de acuerdo, en cuestión de meses conseguimos permisos de trabajo", ha subrayado la alcaldesa.

En el mismo escenario que los políticos que han aceptado el reto, en una silla idéntica y a la misma altura, aunque al otro lado de la tarima, Lamine Sarr, Marie Faye, Daouda Dieye y Lamine Bathily han cogido el micrófono y han hablado claro (bastante más que los primeros). Marie Faye, exmantera, miembro de la coopertiva Diomcoop, ha sido la más dura en sus palabras, pese a la dulzura de las formas. Ha iniciado su intervención -primero han hablado los políticos, después los manteros- afeando a los cabezas de lista, a todos, lo poco que les han mirado a la cara. "Esta era la oportunidad para hacerlo, y parece que se han sentido más cómodos mirando hacia el público", les ha reprochado.

El fracaso de la acogida

La mayoría de candidatos -todos menos la CUP, la única formación que defiende la actividad sin peros "siempre que las políticas de acogida sigan siendo un fracaso"- han coincidido también en diferenciar la "cuestión social" -qué alternativas reales tienen estas personas a la calle- con la gestión del espacio público, lo que todos han señalado como principal problema (de competencia municipal). 

Una de las grandes críticas de los manteros hacia los representantes políticos ha sido el papel de la policía. "Señora Artadi, lo del 1 de octubre fue violencia. Es una evidencia. Lo que hace la policía contra los manteros, ¿qué es?", le ha espetado Bathily a la número 2 de Junts per Barcelona, quien ha destacado siempre que para ella el 'top manta' no era un problema de seguridad sino de gestión del espacio público.

Como previa al debate, la moderadora, la periodista Laura Rosel, ha hecho una breve entrevista a Bathily, joven senegalés de 28 años quien lleva 12 viviendo en Barcelona. "¿Cuántos lleva el señor Valls?", se ha preguntado provocando sonrisas cómplices entre el público (jugaba en casa, también es cierto). El mantero también ha tenido reproches para la alcaldesa: "habla mucho de sus planes de ocupación para nosotros, pero yo nunca la había visto. Ni siquiera conoce nuestra tienda", le ha afeado. Collboni ha tomado buena nota, y se ha sumado con un "veo que no solo no habla con los comerciantes, tampoco con los manteros". La alcaldesa por su parte -quien no ha salido de su papel de alcaldesa en ningún momento- ha lamentado con un toque de humor que no estuvieran presentes Bou y Valls, quienes, según ha señalado, se han pasan la precampaña acusándola de "llenar la ciudad de manteros". 

Lucha por el espacio público

El líder socialista se ha erigido una suerte de portavoz de los pequeños comerciantes. "Déjeme que les comparta el testimonio de Pili y de José, quienes tenían un quiosco en la Barceloneta y lo han tenido que cerrar por la presencia de manteros", ha ejemplificado Collboni, quien ha asegurado no querer ser hipócrita y querer decir lo mismo allí que en Barcelona Oberta: "la ocupación de la vía pública por una actividad ilegal es un problema". Maragall ha hablado también del derecho de los ciudadanos a sentir el espacio público como propio, algo con lo que ha estado de acuerdo Saliente, aunque en su caso la crítica no era hacia los manteros sino hacia turistas y terrazas. 

Tras subrayar, siempre en su papel de alcaldesa, su deber de gobernar "para todo el mundo", "también para los comerciantes y los vecinos que se quejan de que no pueden andar por la calle", Colau ha sacado pecho de sus planes de ocupación. "Somos la primera administración que más ha hecho con diferencia, con 100 planes de ocupación a los que por primera vez se podían acoger personas en situación irregular", ha recordado la candidata de BComú, quien también se ha mostrado orgullosa de la cooperativa Diomcoop "por todo lo que ha significado para los cooperativistas". Personas como Faye, exmantera gracias a la misma.