Ir a contenido

TECNOLOGÍA PARA LA HISTORIA

El Born propone un viaje en 3D para descubrir la Barcelona de 1700

Una aplicación gratuita para teléfonos móviles permite entender el yacimiento excavado en el viejo mercado

Los vestigios de las tabernas, talleres y las casas señoriales reconstruyen la vida cotidiana del siglo XVIII

Cristina Savall / Barcelona

Panorámica del yacimiento del Born. / JOSEP GARCÍA

Panorámica del yacimiento del Born.
Intervención arqueológica en el yacimiento del Born.

/

La tecnología digital aplicada a la divulgación arqueológica es la base de la aplicación 'Barcelona 1700: del jaciment al barri de la Ribera', una 'app' gratuita para teléfonos móviles que repara especial atención en cómo era la vida cotidiana en la ciudad arrasada por Felipe V tras el asedio de sus tropas y en la atrocidad de la demolición de un barrio próspero, que sus propios habitantes fueron obligados a derribar a raíz de la construcción de la ciudadela militar.

Esta 'app' es una cápsula del tiempo que permite navegar por las ruinas y también emprender una visita geolocalizada por el entorno del yacimiento. Se pueden explorar lugares que han subsistido, como la basílica de Santa Maria del Mar, u otros desaparecidos como la Seca, la fábrica que acuñaba monedas en la calle Flassaders, o la pescadería con mostradores de piedra que, desde 1598 hasta principios del siglo XVIII, vendía marisco y pescado al lado de la muralla del Mar, en la entonces llamada calle Gran de la Ribera.

Multidisciplinar

"Es mejor hacer el recorrido de noche, se aprecia mejor cómo era la ciudad", recomienda Carme Miró, responsable Pla Barcino en el Servei d'Arqueologia de Barcelona. El objetivo que persigue esta aplicación es la rigurosidad. "Todo lo que está dibujado sabemos que es cierto. Es un proyecto interdisciplinar en el que han participado profesionales especializados en investigación histórica, en arqueología, en arquitectura y en tecnología digital", argumenta la arqueóloga, que considera que el yacimiento del Born es "mucho más" que cuatro piezas bien puestas en una vitrina. Al igual que el de Pompeya es especialmente valioso por el carácter de vida cotidiana interrumpida en un momento concreto, aunque las causas no fueron las mismas.

La presentación de los escenarios de este programa digital no es teatralizada. Ni siquiera se han reconstruido las casas, solo las fachadas, aunque en un futuro la aplicación será más espectacular. De momento, está disponible en catalán, castellano, inglés y francés para dispositivos Android, iOs y cuenta con una versión para PC's.

Eugènia Bort, restauradora del Born Centre de Cultura i Memòria, señala que la 'app' permite al usuario pasear por lugares inaccesibles en las visitas habituales. "Además se pueden activar 20 puntos que prestan atención a elementos concretos como los vestigios de una escalera de caracol o de una fachada. Hay un doble nivel de lectura: la identificación y otro glosario más informativo", explica Bort.

Monedas en la taberna

Al entrar en esta aplicación descubres anécdotas como que la mayoría de monedas encontradas por los arqueólogos en el subsuelo estaban en la zona de la taberna o que el juego de mesa grabado en una losa de una casa tiene su origen en el Egipto de hace más de 3.000 años. También se conocen los nombres de las casas señoriales y de sus propietarios, de los comercios y de los talleres gracias a los legajos que el notario Francesc Lentisclà dejó.

Sorprende la diversidad y la singularidad de los oficios de los antiguos habitantes de la Ribera: arrendador de mulas, modistos de gorras, corredores mercantiles, caldederos, drogueros, taberneros, entre un largo listado. El arquitecto e historiador Albert García Espuche, que fue el primer director científico del yacimiento del Born, lo detalló en sus investigaciones. Cuando se inauguró el yacimiento, él dijo que el antiguo mercado es el único edificio que conoce que contiene una ciudad entera: "No se trata de caminar entre piedras, sino entre ciudadanos".

El yacimiento en 3D cuenta con más de 252 posiciones para conseguir más de 1.950 millones de puntos útiles

El programa El Born 3D es la gran apuesta del departamento de Continguts Històrics i Recerca d’El Born Centre de Cultura i Memòria. Para conseguir la aplicación, que es una primera entrega de este proyecto divulgativo, Lluís Domingo y Guillem Barceló, técnicos de ingeniería informática de la empresa Creueta 119, escanearon el yacimiento en 3D desde más de 252 posiciones para conseguir más de 1.950 millones de puntos útiles de información. Un trabajo titánico.

"Tuvimos que trabajar muchas noches y controlar la iluminación del yacimiento para que ninguna sombra afectara a la visualización", detalla Domingo, para quien el peso de la aplicación es muy bajo por todo el contenido que engloba. 

0 Comentarios
cargando