Ir a contenido

subvenciones a los conciertos en vivo

Las salas consolidadas se zampan las ayudas a la música en directo

El Icub otorga el grueso de la partida a Apolo, Razzmatazz, Tarantos, Jamboree, Heliogàbal, Almo2bar, Nota 79 y el restaurante Divine

NANDO CRUZ / BARCELONA

Actuación de Adriana Ospina en la sala Robadors 23, el pasado mes de noviembre.

Actuación de Adriana Ospina en la sala Robadors 23, el pasado mes de noviembre. / ACRIANA DOMÍNGUEZ

El Ayuntamiento de Barcelona aseguró el pasado mayo que reforzaría la política de defensa de los pequeños espacios que programan música en vivo con una generosa línea de subvenciones. Era la segunda medida estrella tras modificar la circular que abría la puerta a que todos los bares y restaurantes de la ciudad pudieran acoger conciertos. Este martes, el Institut de Cultura de Barcelona ha anunciado la distribución de las ayudas entre un total de 18 locales. Sin embargo, la mitad son espacios ya consolidados como Apolo, Razzmatazz, Jamboree y Tarantos.

La partida inicial de 400.000 euros no se ha consumido y se ha quedado en 368.905 euros. Esto se debe a que muchos pequeños locales no conocían la convocatoria, no cumplían los requisitos o no tenían dinero para asumir la parte de las obras que no cubre la subvención. Mientras, grandes locales como Apolo y Razzmatazz vuelven a llevarse la mayor parte del pastel; 50.000 euros cada uno, el máximo permitido en las bases de la convocatoria. En años anteriores, obtuvieron subvenciones de entre 100.000 y hasta 300.000 euros.

Este año también recibirán 50.000 euros de subvención el bar Nota 79, que programa conciertos de jueves a domingo en Sarrià-Sant Gervasi, y el restaurante Divine, que organiza cenas con espectáculo en la calle de Balmes. Los emblemáticos Jamboree y Tarantos de la plaza Reial y Heliogàbal y Almo2bar del barrio de Gràcia reciben importes que oscilan entre los 20.000 y los 38.000 euros. En conclusión, los grandes beneficiados son principalmente establecimientos de trayectoria consolidada o con gran capacidad de inversión.

UN 10% PARA EL SUBSUELO

Aunque la intención de esta partida abierta a bares y pequeños locales era fortalecer el subsuelo musical de Barcelona, nueve locales se reparten apenas 38.000 euros, un 10% del total. Algunos vuelven a ser espacios históricos como el Jazz Sí, el Sidecar y el reimpulsado Be Good. Otros, como Robadors 23, han pasado en un año de vivir hostigados por la normativa municipal a percibir una ayuda de 10.000 euros con la que encarar el futuro con más tranquilidad.

Aunque el reparto de las subvenciones sigue beneficiando a los grandes locales de la ciudad, este año ya han podido presentarse algunos que hace diez meses vivían fuera de la ley. Las asociaciones culturales, que no vieron mejora con la modificación de la circular, también han podido solicitar ayudas económicas. Según fuentes del ayuntamiento, es cuestión de semanas encontrar la manera de proteger su actividad, así que, mientras llega el día, la asociación cultural Freedonia ha obtenido 8.300 euros de subvención.

El Sinestesia, el Trencalós, el Paddock y el Laboratorio son otros locales que han obtenido pequeñas ayudas de entre 1.000 y 3.000 euros. La intención del Icub es convocar una nueva partida de subvenciones a principios del 2017 para que todos aquellos pequeños locales que no pudieron presentarse a esta convocatoria puedan percibir ayudas en la siguiente.

0 Comentarios
cargando