Ir a contenido

El fantasma que se apuntó a LinkedIn

Mr Boo es el nuevo ente sin identificar que se aparece por BCN. Tiene 99.000 seguidores en Instagram y dice que varias marcas de sábanas ya le han ofrecido hacer publicidad

Ana Sánchez

Mr Boo haciendo la competencia a la chica de la curva. Al lado, sembrando el caos.  / @_mr.boo

Mr Boo haciendo la competencia a la chica de la curva. Al lado, sembrando el caos. 
A la izquierda, Mr Boo posa en Badalona. A la derecha, en una estación desértica de metro en Barcelona.
A la izquierda, empezando a hacer una entrevista. A la derecha, expresiones faciales nivel experto, según describe el propio Mr Boo.

/

Toparse con la chica de la curva a estas alturas –asumámoslo– daría el mismo susto que encontrarse a alguien bailando ‘La Macarena’. Ahora el ser del Más Allá más buscado en las carreteras es un fantasma de sábana, de los de toda la vida, que suele hacer autostop a “el otro barrio”, según anuncia con el típico cartel de cartón.

Se llama Mr Boo. Es el nuevo ente sin identificar que se aparece por Barcelona. Va al gimnasio, se hace selfis, tiene 99.000 seguidores en Instagram, hasta dirías que se le intuye barba ‘hipster’ debajo de la sábana. Una sábana “de marca blanca”, puntualiza él.

“La eternidad son los nuevos 20”, airea en las redes. La verdad es que no se le ve ni una arruga. Hace casi dos años que ficha en el Mas Acá. Es que un día se le pegaron las sábanas, se justifica. Desde entonces, se le ha visto sembrando el caos (pero a sacos, en un campo), en la cinta de 'running' de un gimnasio o decidiéndose en algún videoclub entre ‘Casper’ y ‘Ghost’. Sí, al verlo no sabes si llamar a ‘Cuarto Milenio’ o a ‘El club de la comedia’.

"UN PROFESIONAL DE LOS SUSTOS"

Son fotos con efecto ‘gag’ y aura de profesional. Se diría que bajo la sábana hay un fotógrafo, un guionista o las dos cosas. “No, no, ninguna – Mr Boo responde por mail. Dice que funciona mejor que la ouija–. Soy un profesional de los sustos y sé algo de psicofonías, nada más”. Pero ha salido hasta en un periódico inglés. “Fue toda una sorpresa. Aunque pocos de mis amigos se enteraron –dice sin darse importancia–. Les hubiera gustado más verme en el programa de Iker Jiménez”.

Lo más surrealista que le ha pasado a este fantasma 'instagrammer': "Algunas peticiones de matrimonio que me llegan”, responde

Se abrió la cuenta de Instagram, dice, para intentar encontrar a su alma gemela. “Todavía no la he encontrado, pero me lo paso bien subiendo fotos y cotilleando”. Su objetivo: “Contar mi día a día en el otro barrio y asustar a unos pocos”.

Acumula ya casi 100.000 seguidores. ¿El más ilustre? “Espido Freire es una de mis favoritos”, confiesa. Algunas marcas de sábanas ya le han ofrecido hacer publicidad, dice. “Pero muy pocas. Todavía no se han dado cuenta de que el Más Allá es el futuro”. Mr Boo hasta se llegó a abrir una cuenta en LinkedIn para encontrar trabajo. “En un par de días hice bastantes contactos –recuerda–, después me cerraron la cuenta. LinkedIn no cree en los fantasmas”. Lo más surrealista que le ha pasado: “Algunas peticiones de matrimonio que me llegan”. Lo más sorprendente: “Descubrir cuánta gente cree en fantasmas”.

En su cuenta de Instagram se pueden ver medio centenar de fotos: la mayoría son nocturnas y, como en las pelis de terror, no se ve un alma a la redonda. Ni siquiera en el metro. ¿Acaso hay Photoshop en el Más Allá? “No utilizo Photoshop, no sé usarlo y espero no necesitarlo todavía”, asegura el fantasma 'instagrammer'. ¿Cómo elige sus escenarios de posado? “Salgo a la calle a explorar, si encuentro alguien o algo que me llame la atención, lo sigo. Si me gusta lo que veo, me quedo y si no, sigo caminando. Los mejores sitios no se encuentran en Tripadvisor”.

"Voy al gimnasio de vez en cuando -se justifica Mr Boo- para mantener mi espíritu deportivo”

Viendo sus fotos de carrerilla, se intuye que vive en Barcelona, quizá nació en Salamanca (hay unas pocas fotos de visita con sábana) y va a sudar al Metropolitan (posa hasta en la piscina). Él solo confirma lo último. “Voy al gimnasio de vez en cuando para mantener mi espíritu deportivo”, confiesa. Promete extender su ruta fantasmal a otras ciudades. “Tengo muchos sitios en mi lista y algunas invitaciones pendientes”.

Echando un ojo a las cuentas a las que sigue, también se puede adivinar que le gustan los cereales, los deportes de riesgo y escribir con corrección (sigue a la RAE). “La verdad es que me gustan todas esas cosas, en especial los cereales”, confirma. ¿Cómo se describiría (sin sábana)? “Soy de los que no se toman la vida muy en serio, y la muerte mucho menos”. Y cuenta muchas fantasmadas, claro. “Por defecto profesional”, se justifica. ¿Que qué daría a Mr Boo un susto de muerte? “Las aspiradoras. Y sus dueños”.

En resumen: vaya tela.