Ir a contenido

Las sombras del mandato municipal de CiU

BCN Regional contrató a un hijo de Pujol a los 10 meses de ganar Trias

Pere Pujol Ferrusola se presentó en febrero del 2012 y en mayo ya se le adjudicó un encargo de 36.000 €

Entorn, la firma del vástago del 'expresident', recibió un contrato anual por una suma superior a 140.000 €

XABIER BARRENA / JESÚS G. ALBALAT / BARCELONA

Hacerse un hueco en la ingente cantidad de adjudicaciones de obra pública que las administraciones públicas realizan es el objetivo de todo técnico emprendendor. Sobre todo en tiempos de crisis, como la que se vive y que se dejó sentir en toda su crudeza entre el 2011 y el 2015. Sin embargo, hay algunos cuyo aval, sea profesional o familiar, les ayuda a recorrer el mismo camino en menos tiempo. Pere Pujol Ferrusola, el cuarto hijo del que fuera president durante 23 años y fundador de CDC, Jordi Pujol, y director general de la empresa Entorn SA, lo logró en apenas 10 meses. Los que mediaron entre la toma de posesión del alcalde nacionalista Xavier Trias, el 1 de julio del 2011, y mayo del 2012, cuando se le concedió un contrato por 36.000 euros. El primero de cuatro trabajos que, con periodicidad anual, la agencia metropolitana Barcelona Regional (BR), en manos del Ayuntamiento de Barcelona, le adjudicó.

El contador podría acortarse aun más, si se parte del instante en que Pere Pujol se presentó a BR. En febrero del 2012, Pere Pujol se reunió con la cúpula de la agencia pública. En mayo de ese mismo año, a los tres meses de la fecunda reunión, Entorn SA recibió el encargo de analizar las condiciones medioambientales del puerto de Barcelona en el entorno del Morrot. Siempre el Morrot, la arcadia perdida del equipo urbanístico del mandato de Trias.

PROCEDIMIENTO NEGOCIADO 

Los más de 36.000 euros recibidos por Entorn SA superan los 18.000 de límite que tienen las llamadas adjudicaciones directas, por lo que se tuvo que recurrir a un procedimiento negociado. Este sistema, aplicable para encargos de 18.000 a 50.000 euros (a partir de ahí, ha de ser por concurso público),  consiste en que, en este caso, BR pide a dos o tres empresas que le den un precio por un servicio y luego la adjudicadora decide con cuál se queda. No hace falta que sea la más barata, aunque en este caso en concreto si lo fue, por la mínima. De los cuatro contratos recibidos, tres se sustanciaron por el procedimiento negociado. Solo uno se adjudicó directamente, al tratarse de un contrato de cuantía menor.

No es, por tanto, un concurso público, con aparición en periódicos oficiales y mesa de contratación. Forma parte, aun, del paisaje nebulosa de la discrecionalidad de quien dirige la empresa. Desde la llegada de Trias, el presidente de BR era el teniente de alcalde  de Habitat Urbà, Antoni Vives, y el director general, Willy Müller.

FUNDACIÓN EN 1993 

Entorn es una ingeniería ambiental fundada en 1993 y que cuenta con una plantilla de 20 empleados. Su actividad se centra en España y, también, cuenta con experiencia internacional. Su área de actividad son el tratamiento de residuos, la evaluación ambiental, la eficiencia energética y la cartografía del medio marino, entre otros frentes. En algunos de estos campos cuentan con cierto reconocimiento en el sector.

Además de este primer encargo, la ingeniería recibió encargos de BR en los años 2013, 2014 y 2015. Aunque por importes distintos (18.000, 36.000 y 49.000 euros) la labor encomendada fue la misma, el seguimiento ambiental de las playas de Barcelona. El importe global de los cuatro contratos adjudicados se eleva a más de 140.000 euros.

Este diario trató ayer de ponerse en contacto con el personal técnico de BR directamente implicado con la contratación de la empresa de Pere Pujol Ferrusola. Tras un par de intentos, un portavoz afirmó: «BR no puede ofrecer información de carácter técnico administrativo a personas ajenas a la misma», para remitir «a los accionistas de referencia: Ayuntamiento de Barcelona y el Área Metropolitana».

Hace 15 años, Entorn ya saltó a la palestra cuando se supo que dos empresas públicas de la Generalitat (entonces bajo la presidencia del propio Jordi Pujol), Gestión de Infraestructuras (GISA) y Riegos de Cataluña (REGSA), adjudicaron la redacción de tres informes medioambientales a la empresa. Pere Pujol Ferrusola era entonces solo gerente.

Las concesiones se realizaron mediante concurso público, en el 2000 y el 2001, por un importe de 190.888 euros. Los encargos eran estudios de impacto ambiental de una carretera y de los canales de regadío Segarra-Garrigues y Xerta-La Sènia.