MEDIDA SOCIAL EN LA CAPITAL CATALANA

Unas 20 familias desahuciadas diariamente en Barcelona tendrán más ayuda social

Firma de un protocolo de actuación de los servicios sociales frente a los desahucios en Barcelona

La medida pretende garantizar la máxima protección para las personas en riesgo de exclusión social

Una vecina de Ciutat Meridiana, cuyo desahucio fue aplazado un mes el pasado 27 de noviembre.

Una vecina de Ciutat Meridiana, cuyo desahucio fue aplazado un mes el pasado 27 de noviembre. / RICARD CUGAT

1
Se lee en minutos

El Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC), el Ayuntamiento de Barcelona, la Conselleriafirman este lunes un protocolo de actuación sobre los casos de desahucios en Barcelona. El sistema, que ya se ha aplicado en algunas ocasiones en la ciudad, entrará en funcionamiento de manera inmediata y se podría exportar a otros municipios catalanes. 

Este lunes se firmará un documento acordado entre varias instituciones con el objetivo de que, antes de un desahucio, desde el departamento de servicios sociales estén avisados y puedan ofrecer ayuda a los afectados que lo quieran. El protocolo se convertirá en un libro de instrucciones para estos casos, del que harán uso el TSJC, el consistorio, la Conselleria de Justícia y los colegios.

La medida pretende "garantizar la máxima protección para las personas en riesgo de exclusión social".

Según Miguel Ángel Gimeno, diariamente son desahuciadas en Barcelona entre 20 y 22 familias que podrían beneficiarse del nuevo mecanismo de coordinación consagrado en el protocolo.

Noticias relacionadas

A lo largo del año pasado, el Ayuntamiento de Barcelona recibió 339 solicitudes de asistencia por desahucios, según el alcalde, que ha defendido los buenos resultados de la prueba piloto que se está aplicando en el distrito de Nou Barris para promover la mediación entre los bancos y los deudores: de los 58 expedientes incoados se han resuelto 38, ha precisado.

El alcalde ha aprovechado la firma del protocolo para exigir al Gobierno central que destine a alquiler social las viviendas que son propiedad del denominado "banco malo", para "dar una solución a la gente que lo está pasando mal", ha apuntado.