Ir a contenido

INSTALACIÓN ARTÍSTICA EN UN EDIFICIO HISTÓRICO DEL EIXAMPLE

Mariscal viste la valla de la fábrica Damm

La obra será plegable para que el patio se use como plaza en actos públicos

PATRICIA CASTÁN
BARCELONA

Millones de cervezas Damm bebidas con fruición por los barceloneses han salido de las entrañas de su antigua fábrica del Eixample, que dejó de ejercer de surtidor urbano en 1992. Pero en el edificio de Rosselló, 515 sigue habiendo vida y mucha, desde el cerebro de la cervercera, hasta salas de exposición que están abiertas al público. Por eso, los propietarios del imperio de la estrella han querido poner la guinda al recinto cambiando su valla de barrotes por una espectacular verja artística diseñada para la ocasión por Javier Mariscal. El montaje comenzó ayer y estará listo en septiembre, cuando el edificio tendrá parte activa en las fiestas de la Mercè.

La fábrica Damm data de 1905 y ocupa un espacio destacado del barrio de la Sagrada Família. Tras su cierre como fábrica (toda la producción se hace ahora en El Prat), el inmueble, singular en el barrio, ha mantenido plena actividad, con unos 350 trabajadores que van de la dirección a la logística, pasando por comerciales, equipos de márketing y demás. Una parte del edificio rinde homenaje a la elaboración de la rubia bebida que mantiene el liderazgo en Catalunya, con museo y antiguas salas de elaboración abiertas al público, gratuitamente, todos los miércoles de 17.00 a 20.00 horas (excepto en agosto).

Sin embargo, Damm quería mejorar todo el exterior del edificio y abrirlo aún más a la ciudadanía, indican fuentes de la empresa. De ahí surgió la idea de dar permeabilidad a su patio para que pueda funcionar como una plaza pública en fechas señalas. Y quién mejor que Mariscal, con quien ya colaboró el grupo, para vestir la valla artísticamente.

El diseñador explica a este diario que ha intentado transmitir al máximo la «identidad de la cerveza», a través de las palabras Damm y Estrella Dorada, salpicadas de estrellas. Todo ello con una tipografía de inspiración cubista y en varios planos, como ya puede verse en el tramo de tres metros instalado. La principal dificultad radicaba en que la composición fuese lo bastante transparente para que el patio quedara visible, evitando la sensación de muro, pero lo bastante compacta para que no resultase peligrosa ni ningún niño o animal pudiesen acceder al inmueble a través de ella.

El resultado es moderno y, opina Mariscal, acorde a la propia identidad barcelonesa. «Es un granito de arena más para la ciudad», apunta.

Está ejecutada en acero cortén (de apariencia oxidado) y tiene la particularidad, indispensable para Damm, de ser plegable, es decir, versátil. Mientras esté colocada cerca todo el patio situado entre los edificios del complejo, pero está soportada por unas ruedas que permiten abrirla por completo con comodidad para convertirla en una plaza.

ESTRENO FESTIVO / El estreno oficial tendrá lugar precisamente durante las fiestas de la Mercè, explican en la compañía. El día 22 se celebrará uno de los conciertos centrales del BAM y durante la tarde noche pasarán por allí unos 25.000 espectadores, con la comodidad de quedar el espacio completamente abierto. Mariscal cree que el proyecto, rematado por el nuevo pavimento ya instalado, afianzará la zona «como punto de encuentro» popular.