Entrevista con la síndica de Barcelona

Assumpció Vilà: "Como ciudadana me molesta el incivismo de muchos ciclistas"

Assumpció Vilà, el lunes, en su despacho de la Ronda de Sant Pau.

Assumpció Vilà, el lunes, en su despacho de la Ronda de Sant Pau. / GUILLERMO MOLINER

2
Se lee en minutos
ROSA MARI SANZ
BARCELONA

Assumpció Vilà es la defensora de los barceloneses desde el pasado mes de mayo, cuando fue elegida por consenso de todos los grupos municipales en sustitución de Pilar Malla. Su designación estuvo avalada por su independencia política y su trayectoria profesional de muchos años dedicada al asociacionismo y voluntariado. Desde el 2002 fue presidenta de la Federació Catalana de Voluntariat Social (FCVS). Uno de sus objetivos inmediatos es dar a conocer su oficina.

-¿De qué se le quejan principalmente los barceloneses?

-Sobre todo del ruido en general, y con mayor número de reclamaciones el que procede de locales que no siempre cumplen las normativas. También temas de multas de tráfico o los relacionados con la vivienda, como el acceso a un piso de protección oficial, el acoso inmobiliario... Los problemas que atendemos son los relacionados con el ayuntamiento. Cualquiera que viva o trabaje en la ciudad y se sienta perjudicado puede presentar su reclamación.

-¿Como ciudadana, qué es lo que más le molesta?

-Sin duda, el incivismo de muchos ciclistas. La bicicleta es una propuesta que está muy bien para las ciudades y estoy completamente de acuerdo, pero es intolerable el uso que hacen muchos ciclistas, interfiriendo a los peatones. Antes no me fijaba tanto, pero no es solo por las quejas que nos llegan, también por los comentarios que escucho de mucha gente. Han de aprender a convivir con el peatón, quizá falta todavía más información por parte del ayuntamiento y más multas.

-Ahora que mira de otra manera la ciudad, ¿qué más considera que debería mejorar?

-Creo, y coincido con la opinión de muchas personas, que debería ser más visible la presencia de la Guardia Urbana en las calles, da seguridad a los ciudadanos. Entiendo que falten recursos, pero es necesario ver esa policía de proximidad.

-¿Somos muy quejicas?

-No, no, deberíamos reclamar más. Quizá nuestro canal no sea lo suficientemente conocido. Nos falta abrirnos sobre todo a las personas inmigrantes. Estamos a punto de iniciar una campaña distribuyendo entre entidades y en las sedes de los distritos folletos informativos dirigidos especialmente a este colectivo, que sepan el trabajo que hacemos y los derechos que tienen.

-¿Cuáles son los límites de la Sindicatura de Greuges?

-Si se trata de un tema que se encuentra en tramitación judicial no podemos intervenir, solo registramos la reclamación. Tampoco entramos en conflictos entre particulares. En otros casos, requerimos a los distritos una respuesta ante el tema denunciado, tras comunicar semanalmente al alcalde todas las quejas recibidas. También podemos derivar el tema directamente a la fiscalía si intuímos que hay delito.

-¿Prevé un aumento de reclamaciones por presuntas tramitaciones irregulares de solicitudes de licencias de actividad tras la trama de Ciutat Vella?

-No sé si habrá muchas, estamos un poco a la expectativa. Siempre hemos atendido quejas relacionadas con licencias, pero ahora, tras un acuerdo de la comisión de gobierno, se ha decidido abrir una sección específica que las canalizará de una manera más rápida.

Noticias relacionadas

-Tiene potestad para actuar de oficio. ¿Algo entre manos?

-Nuestra prioridad, en ese sentido, es el problema de los grupos de subsaharianos que malviven en naves del Poblenou. Queremos denunciarlo a principios de año. Como es competencia del ayuntamiento y de la Generalitat se acaban pasando el problema y sigue sin haber ninguna solución. Son los propios vecinos y entidades los que les echan una mano, y el tema va a peor.