FECHA LÍMITE

El contrato de Messi acababa este miércoles

El Barça espera la llamada del capitán azulgrana aprobando los acuerdos para anunciar su continuidad en el club

El Barça espera ’refichar’ a Messi en los próximos días. / JORDI COTRINA / VÍDEO: EFE

4
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

Se acabó. O no. A la espera de escuchar la voz de Lionel Messi, este 30 de junio terminaba su vinculación con el FC Barcelona. El temido momento ha llegado. Oficialmente, el capitán del Barça está libre en el mercado, aunque tácitamente lo estaba desde hace seis meses, cuando empezó el plazo que permite que futbolistas que acaban contrato y clubs que estén interesados en ellos puedan establecer negociaciones.

"Tranquilo", dijo Joan Laporta como mayor novedad del día. Tranquilo está el presidente del Barça sabiendo que tiene el sí de Messi, aunque preferiría ver la firma dibujada en el contrato. El club ha cedido la iniciativa al futbolista para que diga cuándo le complace anunciar la continuidad. 

No se advierten síntomas de preocupación en las oficinas del Camp Nou, por más que Messi ya no pertenezca al equipo ni exista un papel que le retenga en el Barça como el verano pasado. Al club le consta la voluntad del capitán de continuar. El retraso se debe, según fuentes de la entidad, a la redacción del contrato. 

Leo Messi, en el acto de la toma de posesión de Laporta.

/ Albert Gea / Reuters

La interferencia de la Copa América

Muy sensible al estado de opinión de su país, donde no goza de un fervor unánime y donde ha sido mucho tiempo acusado de un presunto desapego, básicamente por no haber conseguido títulos con la selección, Messi era partidario de retrasar la noticia a la conclusión de la Copa América. Será el 11 de julio, cinco horas después de la final de la Eurocopa. O, tal vez, antes si Argentina cae eliminada, algo que tendría visos de tragedia.  

En Barcelona llegó el día final y Messi no se ha ido. Ni desea irse, como lo expresó en agosto de 2020 a través de un burofax frío y aséptico que sumió al barcelonismo en una depresión, ya abierta con el 2-8 de Lisboa. Consumida una temporada sin que el Barça haya sumado más que un título menor, la Copa del Rey, Messi no ha repetido aquella voluntad de querer abandonar Barcelona. Tampoco se conoce que ningún club estuviera al acecho y haya negociado con él un supercontrato. Nadie tiene el dinero suficiente en épocas de penurias pandémicas.

Messi conduce el balón durante el Argentina-Bolivia.

/ EFE

Desde el 14 de diciembre de 2000

Transcurrió en calma el último día del contrato de Messi que, en verdad, se aplazará un par de años, hasta la conclusión de la temporada 22-23, que se verá interrumpida por la inclusión del Mundial de Qatar en otoño.

Será entonces cuando se cierre una historia que se iniciaba el 14 de diciembre de 2000 (casi 21 años) cuando dos representantes del Barça (Carles Rexach y Josep Maria Minguella) se comprometían ante Horario Gaggioli, entonces representante de la familia Messi, a fichar a aquel prometedor niño argentino de 13 años. El principio se celebró en la mesa de un bar. El punto final, ahora, se intuye que será un punto seguido y tendrá por escenario el despacho del tranquilo Laporta, el presidente con quien más veces ha firmado un contrato: seis de diez.

Laporta se abraza a Messi antes de la foto oficial con la plantilla en la ciudad deportiva de Sant Joan Despí.

/ FCBARCELONA

El límite salarial

Este será el más complicado. 

Ya eran complicados de por sí todos los anteriores contratos del astro argentino, y más lo es ahora, cuando se van a establecer los términos del final de su carrera y los de su futura vinculación a la entidad. Además, las cantidades sufren una rebaja, lo que siempre dificulta el pacto, y la periodificación en el tiempo de la ficha para salvar el límite salarial que ha fijado LaLiga para el FC Barcelona, como ya advirtió Javier Tebas, el presidente de la patronal de los clubs.

«Para inscribir a Messi, el Barça tendrá que hacer una importante rebaja de la masa salarial», aseguró Tebas la pasada semana.  El club, de momento, solo ha podido desprenderse de Matheus Fernandes y ha logrado traspasar a Jean-Clair Todibo ( al Niza, por 8,5 millones), y a Konrad De la Fuente (al Olympique de Marsella por 3).

Noticias relacionadas

El pírrico descuento, inexistente, casi imperceptible, más la inminente renovación de Messi, va a desatar una ola de bajas en la plantilla y una reducción drástica de las fichas de muchos jugadores. 

La masa salarial, por contra, ha aumentado, ya que lo único real, tangible, es que se han fichado cuatro jugadores, aunque tres jugadores sean a coste cero (Sergio Agüero y Èric Garcia, del Manchester City y Memphis Depay del Olympique de Lyon). Se han invertido 9 en Emerson Royal para comprar la parte de los derechos federativos del Betis.