08 ago 2020

Ir a contenido

autocrítica hecha en el Barça

Messi: "Ya lo hemos dicho todo"

"Nos dimos cuenta de lo que hicimos y de lo que queremos hacer", afirma el capitan del Barça del propósito de enmienda de la plantilla

Setién corrobora que la charla del vestuario ha servido "para limpiar cosas" y dice que la relación el astro es "buena, con sus cosas"

Joan Domènech

Messi: No hay nada más que hablar, sino demostrar que hemos cambiado. En la foto, el jugador argentino celebra su gol ante el Alavés. / AFP / ANDER GILLENEA / VÍDEO: EFE

Se ha restablecido la paz en el Barça. Las sucesivas reuniones y charlas dentro del club han devuelto la tranquilidad al vestuario. Un pacto interno para abordar la Champions y salvar la temporada con el título más cotizado. La competición se reanuda el 8 de agosto con el partido de vuelta ante el Nápoles.

El 0-5 sobre el Alavés es el signo más evidente del propósito de enmienda general. También lo fueron las palabras más conciliadoras expresadas por Leo Messi que las que pronunció tras la decepción ante Osasuna en las que afirmó que desde enero todo se había hecho mal en el Barça, en una alusión a la etapa que comenzó con Quique Setién.

"Limpiado algunas cosas"

"Ya lo hemos dicho todo, la autocrítica ya la hemos hecho de puertas adentro, donde se debe hacer", afirmó Messi tres días más tarde, después de haber participado en varias reuniones internas. Quique Setién lo corroboró. "Hemos hablado, hemos hecho una profunda reflexión y nos ha servido de mucho. Hemos limpiado algunas cosas", confirmó el técnico. 

"Nos dimos cuenta de lo que hicimos y de lo que tenemos que hacer", continuó Messi, que quiso subrayar "la actitud y el compromiso" de los jugadores en un partido como el de Vitoria, que invitaba precisamente a desentenderse de él por la falta de motivación que generaba y el calor reinante. El 10 azulgrana aceptó que "no hace falta llevar el brazalete" para darse cuenta de la porción de responsabilidad que tenía el grupo en la caída del Barça. "En las ganas no nos puede ganar ningún equipo", dijo, admitiendo implícitamente que los jugadores habían bajado los brazos.

El capitán del Barça convirtió la goleada en la señal más evidente de la reacción de la plantilla y los nuevos tiempos que van a empezar en cuanto disfruten de unos días de fiesta esta semana -"necesitamos este parón, un poquito de tranquilidad, para limpiar la cabeza", admitió- antes de "volver a trabajar y dar lo mejor". Dicho lo cual, según Messi, "ya no hay nada más que hablar sino demostrar el cambio".

"Con sus cosas..."

Es lo que esperan Setién y los culés, que dijo estar igual de tranquilo que después de escuchar a Messi el jueves. "No es lo mismo hablar inmediatamente tras una derrota que tras una victoria como esta", disculpaba el entrenador a su pupilo de las malhumoradas críticas del Camp Nou.

Setién repitió que en todo momento se ha sentido apoyado y respaldado y que no le preocupaba su futuro, pero sentía que la actuación del equipo les había "reforzado a todos". De su relación con Messi, revisada entre ambos en las últimas horas, dijo que era similar a las que mantiene con otros jugadores. "Unos son más abiertos, con otros te comunicas mejor... La relación es buena: es la de un entrenador con un jugador, con sus cosas...".