30 oct 2020

Ir a contenido

el cierre de la liga

Setién no se siente "señalado" por Messi

"El estado de ánimo es el motor de nuestro cuerpo y es normal que estemos alicaídos por haber perdido la Liga", interpreta el técnico de las palabras del capitán

El entrenador azulgrana sostiene que el equipo tiene potencial para ganar la Champions y trabaja con la idea de estar muchos años en el banquillo del Barça

Joan Domènech

Setién observa el encuentro entre el FC Barcelona y Osasuna.

Setién observa el encuentro entre el FC Barcelona y Osasuna. / jordi cotrina

Con la frialdad del día y medio transcurrido desde el jueves por la noche y la serenidad que otorgan la experiencia y los años (61 ha cumplido ya), Quique Setién intenta apaciguar los ánimos en el Barça, agitados por las declaraciones de Lionel Messi tras el encuentro ante Osasuna, cuando se consumó la desdichada despedida en las aspiraciones de revalidar el título de Liga. El capitán afirmó que desde enero todo había ido mal en el Barça, justo cuando el técnico había cogido las riendas del equipo como sustituto de Ernesto Valverde y se desató la tormenta coincidiendo con el insustancial cierre del campeonatoen Vitoria frente al Alavés (17 h.)

"No me siento en absoluto señalado por Messi", comentó Setién, seguramente después de haber leído con mayor detenimiento las observaciones del astro argentino, pese a que el entrenador ya conoció el mismo jueves las palabras del jugador. Setién las interpreta como una manifestación de decepción al dilapidarse las últimas opciones con una vergonzosa derrota en casa ante Osasuna.

En el Barça toda la vida

"El estado de ánimo es el motor de nuestro cuerpo y es normal que estemos alicaídos por haber perdido la Liga", era el análisis del técnico. En el mismo sentido, la falta de intensidad y de ganas, también denunciadas, o admitidas, por Messi, son consecuencia de ese estado de ánimo, actualmente por tierra. "Es normal que el ánimo baje cuando has jugado una primera mitad en la que mereces ganar con claridad y no lo has conseguido", explicaba a modo de ejemplo. "Es una lección de la vida que se traslada al fútbol», reflexionaba Setién, al mencionar que cualquier proceso está compuesto de  buenos y malos momentos. 

Ahora tocan los malos. Pero Setién dice que predominan los buenos. "Sigo igual de feliz y contento que cuando llegué", repitió. Por el camino consumido desde el 14 de enero se han escapado dos títulos (Copa y Liga). Aún mantiene la idea de que se quedará en el Barça "toda la vida", la misma mentalidad con la que ha iniciado una etapa en anteriores clubs.

Reforzado por Bartomeu

La reunión que mantuvo el viernes con Josep Maria Bartomeu, el presidente, la enmarcaba en el plano de normalidad cuando se buscan "soluciones" a los problemas que aparecen en cualquier club. Del encuentro salió con la sensación de haber sido reforzado en el puesto, con la garantía de «preparar el futuro con optimismo»; es decir, de sentarse en el banquillo del Camp Nou el 8 de agosto frente al Nápoles.

Messi, y no el Alavés, centraron la penúltima rueda de prensa de la Liga del entrenador cántabro. La de Mendizorroza será la última. Setién se permitió discrepar con Messi sobre el nivel del equipo. El capitán mantiene (lo ha dicho un par de veces) que no es suficiente para conquistar la Champions, Ni siquiera para eliminar al Nápoles el 8 de agosto, porque no había bastado para competir enla Liga.

"Si jugamos tan mal como en algunos partidos no nos da para ganar nada, pero si hacemos un partido como el de Villarreal, claro que nos da para ganar la Champions"

Para ganar la Champions

En una enmienda parcial, Setién admitió: "Si jugamos tan mal como en algunos partidos no nos da para ganar nada, Si hacemos un partido como el de Villarreal, donde todo nos salió bien, claro que nos va a dar para ganar la Champions". El 1-4 del campo de La Cerámica es la referencia. Es el mejor partido del Barça de Setién. Pero es la única referencia en seis meses.

"Todos somos conscientes de que tenemos que mejorar y ser más consistentes y fiables durante los 90 minutos", reconocía Setién, que sigue aferrado a la idea de que su equipo ha hecho muchas cosas buenas -"no me váis a convencer de que esto ha sido un desastre"- y que se siente "feliz y satisfecho" de la experiencia en el Barça, aunque ha vivido en el vestuario, parecido pero distinto a otros, "situaciones difíciles de solventar".

Ahora, lo que toca, como dijo Messi y comparte Setién, es "coger aire" para la Champions. Para cuatro partidos de agosto. Su misión residirá en convencer a los jugadores de "aunar esfuerzos, asumir la responsabilidad que tenemos cada uno" y concienciarles de que afrontan "un reto muy atractivo" para el club y para cada uno de ellos.