Ir a contenido

Las señales de decadencia que emite el Barça

La mala imagen y los resultados fuera de casa remiten al Barça de la última temporada de Rijkaard, que sacó 6 puntos (uno menos que ahora) de 18 posibles

Joan Domènech

Messi, apesadumbrado, después de que Ter Stegen, al fondo, encajara otro gol en el campo del Levante.

Messi, apesadumbrado, después de que Ter Stegen, al fondo, encajara otro gol en el campo del Levante. / MIGUEL ÁNGEL POLO (EFE)

El Barça de la temporada 2007-08 empató en Santander y en Pamplona, ¡ganó al Levante (1-4)!, perdió en Villarreal, empató en Valladolid y sucumbió en Getafe. Sumó 6 puntos de los 18 posibles. Fue una prueba evidente, clara, palpable, de que la última temporada de Frank Rijkaard, la quinta, sobraba. Fue una propina por el própósito de enmienda de algunas vacas sagradas (Ronaldinho, Deco, Etoo, Márquez, Henry...) de haber dejado escapar una Liga  y una final de Copa (encajando un 4-0 en Getafe) por indolencia. 

El Barça de la temporada 2019-20 ha perdido en Bilbao y Granada, ha empatado en Pamplona, ha ganado en Getafe y en Eibar y ha perdico con el Levante. Ha obtenido 7 puntos de 18 posibles. El paralelismo con el más inmediato antecedente invita a pensar que este equipo emite las mismas señales de decadencia. Con algunas diferencias, por supuesto. Empezando con que está defendiendo el título de Liga. Los dos últimos títulos de Liga. Y que el Madrid, entonces con 4 puntos de ventaja, está empatado con el Barça.

Messi, testigo de excepción

De aquel equipo al actual, 11 años después, hay un nexo de unión: Leo Messi. Un testigo valioso de aquella degradación que vio alrededor. Eximido entonces de responsabilidad a sus 20 años por ser el valor emergente del vestuario, ahora le corresponde impedir que el Barça camine por la misma senda repitiendo los errores. Está obligado por su condición de capitán.

Morales pugna con Lenglet en un avance del Levante. / MARIA JOSÉ SEGOVIA (EUROPA PRESS)

Pero Messi no da más respuesta que sus propios actosEn el Ciutat de València transformó el penalti del 0-1 y marcó el gol que pudo haber sido el 3-2 pero fue anulado por el VAR. El astro argentino no se dejó ver en la segunda mitad más que en esa ocasión puntual. Ejerciendo de delantero centro tras la lesión de Suárez, nunca ofreció una salida de balón a los de atrás.  

Sigue faltando el 9

Sin Suárez, el Barça vuelve a quedarse sin el 9. Sin el delantero centro. Un problema vigente desde la campaña anterior, aunque Valverde aceptara la desastrosa elección de Kevin Prince Boateng como recambio. El club no quiso buscar una solución en el mercado de fichajes y Suárez sigue sin sustituto. La segunda lesión que sufre en el sóleo de la pierna derecha no hace más que agravar la herida.

La segunda lesión de Suárez en el sóleo acentúa el error de no haber contratado un 'nueve' de recambio 

La suya y la del equipo. El parte médico del Barça no precisó el diagnóstico de la lesión ni el pronóstico de baja. Con el reciente antecedente, podría descartarse que juegue estre martes ante el Slavia de Praga y el sábado ante el Celta para que pueda recuperarse bien durante el parón de selecciones.

Ninguno de los otros atacantes tiene la trazas de un delantero centro que haga olvidar a Suárez. Antoine Griezmann ocupó el eje del ataque durante la ausencia del uruguayo con resultado desigual, aunque en su descargo cuenta que jugó con Carles Pérez y Rafinha y Ansu Fati. Messi ejerció de 9 -pisando el área solo una vez- durante la segunda mitad ante el Levante.

Valverde, en el banquillo del Ciutat de València, antes del partido. / MARIA JOSÉ SEGOVIA (EUROPA PRESS)

Analizar el partido

Valverde evitó criticar la actitud del equipo y prometió analizar el vídeo del partido para revisar los problemas que acucian al Barça cuando sale de Barcelona. No son solo los resultados de la Liga: el equipo empató en Dortmund y ganó en Praga sin merecerlo del todo

Aquel equipo de Rijkaard apenas ganó la mitad de los partidos, terminó tercero en la Liga y cayó en al semifinales de la Copa y la Champions. El peor inicio del siglo fue el de Louis van Gaal (2002-03) con una victoria, un empate y cuatro derrotas fuera de casa. Fue destituido con dos victorias, dos empates y seis derrotas en diez salidas.