Ir a contenido

RETORNO A LA CHAMPIONS

El Barça viaja inquieto a Lyón

El equipo, que aumenta su distancia en la Liga, ha entrado en un bache de eficacia justo antes del reencuentro con Europa

Marcos López

Suárez se lamenta de una ocasión fallada ante el Valladolid en el Camp Nou.

Suárez se lamenta de una ocasión fallada ante el Valladolid en el Camp Nou. / AFP / PAU BARRENA

Anda avisado el Barça. Sabe, y no únicamente por el pobre juego ante el Valladolid, que Europa no tolera distracciones. Menos ahora cuando la Champions entra este martes en su fase decisiva con el duelo de ida de los octavos de final en Lyón ante el Olympique. [Consulta el horario y dónde ver en TV el Olympique de Lyon - Barcelona.]

Llega un equipo apagado (tres empates y una ajustada victoria es el balance de este plomizo mes de febrero) que necesita urgentemente recuperar la versión europea que deslumbró en Wembley con el Tottenham (2-4).Allí nació el Barça de Arthur, que luego demostró también fiabilidad en su visita a Milán para empatar con el Inter (1-1).

El aviso de Piqué

 
Va inquieto Valverde, consciente de que se ha perdido chispa tras la remontada con el Sevilla (6-1), que le permitió seguir en la Copa. Desde aquel esfuerzo (30 de enero), el equipo ha entrado en un preocupante letargo ofensivo. Ha minimizado, eso sí, los problemas atrás que tanto daño le hicieron al inicio del curso, sostenido como está por un imperial PiquéDueño del Barça en el campo y portavoz fuera.

"Si no mejoramos lo pasaremos mal", advirtió uno de los capitanes tras ese triunfo sobre el Valladolid que le ha hecho todavía ser más líder. Ahora tiene al segundo clasificado un punto más lejos (la diferencia con el Atlético  es de siete) y la ilusión liguera del Madrid arruinada por un soberbio Girona.

Paris SG, Chelsea...


Pero llega la reconquista de la Champions, "esa copa tan linda y deseada", como pregonó Messi en el verano, y el Barça requiere activarse. Y activarse pronto para no incurrir en los tradicionales errores que supone el retorno a la Champions. Basta recordar los dos últimos precedentes europeos. Con Valverde, el equipo empató en su visita a Stamford Bridge ante el Chelsea (1-1) en un gris retorno.

En los dos últimos octavos de final, el Barça sufrió el 4-0 del Paris SG y empató con el Chelsea

Peor fue hace dos años cuando el Paris SG sometió al Barça de Luis Enrique a una tunda histórica (4-0), aunque luego llegó la remontada con aquel inolvidable gol de Sergi Roberto (6-1). O sea, el equipo tiene asumido que el reencuentro invernal con la Champions es uno de los partidos más complicados, como solía recordar siempre Guardiola. Y si el Barça no anda fino, especialmente en la definición, todo se complica más.

Suárez no marca un gol fuera del Camp Nou desde el pasado mes de septiembre del 2015 


No es nada casual, por ejemplo, que solo haya marcado cuatro goles en los últimos cuatro partidos. Y dos fueron de penalti. El problema, además, es que o marca Messi o no marca nadie más. El argentino ha logrado tres de esos cuatro tantos; el otro lo firmó Malcom en el clásico copero con el Madrid. No existen, por lo tanto, noticias de Luis Suárez, que arrastra una condena en la Champions que cada vez se le hace más insoportable.
Su último gol en Europa fuera del Camp Nou se remonta al 16 de septiembre del 2015 cuando la postal de Berlín, el último título continental, aún estaba vigente. Desde aquel gol en Roma, el uruguayo entró en un inacabable y extraño letargo que condiciona, y mucho, al Barça además de someter a más estrés a Messi. De momento, Valverde viaja a Lyón con Umtiti, que no jugaba desde la visita al Metropolitano (1-1) el pasado 24 de noviembre, pero pierde por una sobrecarga muscular a Vermaelen.