Baloncesto

Feliz y Tomic sofocan el sufrimiento en Fuenlabrada

El Gran Canaria se asienta en la zona alta de la Liga con un triunfo ante el Baxi Manresa

El verdinegro Ante Tomic pelea por un rebote con Hannah en el partido en Las Palmas

El verdinegro Ante Tomic pelea por un rebote con Hannah en el partido en Las Palmas / ACB photo

4
Se lee en minutos

El Joventut de Badalona logró la tercera victoria consecutiva en una semana al imponerse al Carplus Fuenlabrada (81-85), en un partido que dominó desde el inicio pero que en el que acabó sufriendo en exceso en los últimos minutos y en el que destacó la actuación del dominicano Andrés Feliz con 16 puntos y el croata Ante Tomic con siete asistencias.

El equipo catalán empezó a cimentar su triunfo con un gran primer cuarto en el que el alto ritmo de juego pilló desprevenido al Fuenlabrada, que no supo parar el tiro exterior de su rival, sobre todo del estadounidense Henry Ellenson, que anotó tres triples en estos diez primeros minutos.

El mejor aliado de Ellenson fue Joel Parra, que hizo sufrir mucho al Fuenlabrada, resignado a jugadas a la contra con las que logró seis puntos y tener ciertas esperanzas de acercarse en el marcador. Sin embargo, en el momento clave, los fallos bajo el aro del equipo madrileño permitieron al Joventut marcharse al descanso con una cómoda ventaja de diez puntos que pudo ser mayor si el serbio Dusan Ristic no hubiera anotado un triple antes del pitido final.

Tras el descanso el partido siguió con la misma tónica que concluyó el segundo cuarto. Joventut siguió llevando la iniciativa del juego y llegó a tener dieciséis puntos de ventaja, aupado por el acierto que demostró Andrés Feliz con tres triples anotados de cuatro intentos.

La abultada renta del cuadro catalán no mermó los ánimos del equipo madrileño, que se encomendó al estadounidense Lasan Kromah para tratar de recortar esa diferencia, algo que no ocurrió hasta el último cuarto, cuando salió en tromba y, bajo la batuta de Juan Fernández y Jeremy Senglin, fue acercándose en el marcador hasta el punto de llegar a los cuarenta últimos segundos a solo tres puntos del Joventut.

Esos últimos instantes se hicieron eternos por las continuas interrupciones con faltas y tiempos muertos de ambos equipos. Un triple de Jovan Novak dio esperanzas al Fuenlabrada aunque dos tiros libres anotados por Joel Parra, con sangre fría, a falta de cuatro segundos acabaron con las esperanzas de la afición local.

Máxima intensidad en Las Palmas

El CB Gran Canaria asoma la cabeza en la parte alta de la tabla tras superar al Manresa en un encuentro intenso y de guarismos altos (99-88) en el que el argentino Nico Brussino regresaba tras sus problemas físicos asumiendo los galones con sus 21 puntos y 10 rebotes, haciendo estériles los 23 de Harding y 19 de Waczynski en los visitantes.  

En un arranque efervescente, el conjunto catalán tomó ventaja desde el perímetro, con el acierto de Waczynski y del examarillo Frankie Ferrari, mientras el Gran Canaria trataba de compensar con el físico de Inglis y la polivalencia de Brussino (11-13, a 4:33 para concluir el primer cuarto).

Los pupilos de Pedro Martínez siguieron tomando la batuta en el electrónico, sacando a relucir la muñeca de Harding y Caroline (12-18), obligando al equipo claretiano a apurar todos sus cartuchos, sacando de la segunda unidad a Salvó y Balcerowski. Y no fue suficiente (20-25).

Sin embargo, todo cambió en el arranque del segundo periodo, donde el conjunto insular se sacó de la chistera un parcial de 10-2 que permitió darle la vuelta al partido (30-27) y forzar el primer tiempo muerto de los manresanos.

A partir de ahí, el intercambio de canastas se intensificó, si bien el Gran Canaria comenzó a sacar provecho de su superioridad en el rebote ofensivo para apurar especialmente con Inglis y Bassas (38-32).

Harding trató de mantener la nave visitante -12 puntos en la primera parte- pero un nuevo repunte amarillo permitió a los de Lakovic superar la decena (49-38). Hasta que una polémica falta técnica pitada sobre el propio técnico esloveno, conjugada con una falta de Diop y un mate final de Badio posibilitó al Manresa maquillar el cierre de la primera parte (49-43).

En la reanudación, el Gran Canaria estiró de nuevo el chicle, animándose en ataque Slaughter y Brussino para poner el 65-53. Waczynski maquillaba la hemorragia, pero ya el arrebato anotador era incontrolable. 

El Manresa apenas conseguía contener el caudal amarillo, echando mano de un Harding que se tenía que multiplicar en vanguardia, pero que se topaba con un Vitor Benite inédito hasta el momento pero que, de repente, despertaba con dos triples casi consecutivos, cerrándose el tercer cuarto con 80-67 en el marcador.

Noticias relacionadas

Ya en el asalto final, la intensidad de Vaulet y un tiro libre anotado por Waczynski tras una falta técnica amarilla permitió al Manresa reducir la diferencia a ocho (84-76). Tras ese cortocircuito, los isleños mejoraron, encontrando en Shurna y Albicy un nuevo bálsamo, aunque el Manresa no estaba dispuesto a ceder (93-85 a 1:46).

No obstante, el Gran Canaria trató de contemporizar en la recta final con posesiones larga, jugando con la ansiedad de un rival que terminó capitulando en el recinto de Siete Palmas .