Ir a contenido

LA EUROLIGA DE BALONCESTO

El Madrid aplica el rodillo y empequeñece al Barça

Carroll, Randolph y Thompkins destrozan la defensa de los azulgranas, superados en todas las batallas (92-65)

Luis Mendiola

El pívot azulgrana Pustovyi pelea con Tavares por un rebote

El pívot azulgrana Pustovyi pelea con Tavares por un rebote / JAVIER LÓPEZ HERNÁNDEZ (EFE)

El Real Madrid pasó por encima del Barça en la Euroliga con una contundencia pocas veces vistas en el clásico (92-65)  y dejó tiritando a un equipo que llegó al Wizink Center cargado de dudas, y parece que sigue sin encontrar la salida al laberinto en el que vive desde hace un par de años. La impotencia fue grande.

Si los azulgranas querían un chequeo sobre su nivel competitivo a estas alturas de la temporada, el resultado no pudo ser más descorazonador. El equipo de Pesic está lejos del actual campeón europeo, igual que se comprobó que lo está del CSKA Moscú o del Fenerbahçe, los tres clubs que forman ahora mismo la élite europea. Demasiado lejos para lo que se espera incluso en otra temporada de reconstrucción.

El  conjunto de Laso echó del partido al de Svetislav Pesic, apabullándole en la pelea física, dominándole en la pelea por el rebote (27 por 21), golpeándole una y otra vez con  precisión quirúrgica y porcentajes de acierto altos (68.8% en tiros de dos, un 38,7% en triples) como si enfrente tuviera un equipo de juveniles y no un grande del torneo.

Randolph, con 13 puntos en el primer cuarto, y sobre todo Carroll, con 15 puntos en el segundo, percutieron una y otra vez sobre el sistema defensivo barcelonista, que pasa por ser su mejor recurso, y este jueves fue solo un juguete en manos de su rival. Pero Thompkins e incluso Campazzo, genial en la dirección, autor de un increíble triple desde su campo antes del descanso, se sumaron a la fiesta que fue blanca de principio a fin.

Las concesiones en un clásico se pagan muy caro. Y el Barça empezó haciéndolas muy rápido con Randolph, dándole muchos triples abiertos, que Singleton, en un partido para olvidar,  ni siquiera pudo puntear. El ala-pívot madridista no perdonó y con 13 puntos en el primer cuarto (3 de 4 en triples) lanzó la ofensiva de un Madrid que afrontó con gusto el intercambio de golpes en ataque y el juego físico y acabó convertido en el único dominador sobre la pista. El Barça empezó a desmoronarse a partir de esos primeros minutos y ya no consiguió recobrarse perdiendo casi todas las batallas.  

Un parcial letal: 31-13

Después de aplicar el rodillo en un segundo cuarto arrollador, que solventó el Madrid por un contundente 31-13, no quedó demasiada historia que contar en el segundo clásico de la temporada, en las antípodas de lo que se vivió hace apenas 20 días en el Palau, y que cayó del lado azulgrana. Al Barça no le quedó más remedio que picar piedra para suavizar el daño y aunque lo intentó por momentos (64-49, m- 29) el resultado no fue, ni de lejos, el que esperaba y los blancos llegaron a la frontera de los 30 puntos antes de acabar (92-62).

El Madrid igualó la voluntad y el despliegue físico del Barça. Pero además lució el enorme talento ofensivo de sus jugadores jugada tras jugada y todas las virtudes de un equipo de primera fila: la consistencia, la pegada y el instinto asesino de un bloque bien instruido, que sabe cuándo y cómo apretar.

Después de unas primeras jornadas prometedoras, el Barça salió de Madrid con la sensación de que vuelve a la casilla de salida, con muchos jugadores señalado (Heurtel fue de los pocos que se salvó) y de que todo el trabajo hecho hasta ahora vuelve a estar en cuestión.

Ficha técnica

Real Madrid: Llull (6), Causeur (5), Deck (9), Randolph (16), Ayón (2) –cinco inicial- Campazzo (7), Carroll (15), Tavares (12), Thompkins (17), Taylor (3).

12 de 31 triples (Randolph, 4). 27 rebotes, 8 ofensivos (Thompkins, 7). 20 asistencias (Campazzo, 6)

FC Barcelona: Heurtel (16), Hanga (8 ), Claver (8), Singleton (- ), Tomic (6 ) –cinco inicial- Pangos (11), Blazic (-), Smits (2), Pustovyi (4), Oriola (5), Kuric (5).

7 de 23 triples (Heurtel, 2). 21 rebotes, 4 ofensivos (Oriola, 4) 15 asistencias (Heurtel, 5)

Parciales: 22-17; 31-13; 16-20; 23-15