Transporte público

El AMB sacará a licitación por cuarta vez el servicio de Nitbus y de autobuses del norte de Barcelona

El contrato tiene un valor aproximado de 1.000 millones de euros, lo que lo convierte en uno de los objetos más cotizados del sector

Moventia se lleva la gestión de los buses de L'Hospitalet y el Prat pese a presentar una oferta muy baja

Las huelgas de autobuses en el Baix Llobregat llegan a su fin tras medio año de protestas

Los 3,6 millones que el AMB reclama a Mohn quedan en suspenso a la espera de un recurso judicial

Imagen de archivo de un autobús nocturno de Tusgsal.

Imagen de archivo de un autobús nocturno de Tusgsal. / Xavier Gonzalez

Àlex Rebollo

Àlex Rebollo

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Vuelta a empezar en el concurso para gestionar el servicio del Nitbus y de los autobuses urbanos e interurbanos del Barcelonès Nord y sus conexiones con Barcelona. La licitación se encontraba ya en proceso de evaluación, sin embargo, el Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) aprobó este pasado martes 28 de noviembre desistir en el actual proceso de licitación y volver a convocarla. De este modo, será la cuarta vez que la administración metropolitana trate de sacar adelante este concurso enquistado desde hace años.

Se trata de unos de los contratos más jugosos en el sector, debido a que, en esta última licitación ya contaba con un valor aproximado de 1.000 millones de euros -986.029.611 sin IVA, para ser más exactos-.

Desde el AMB apuntan a que, debido al retraso en la adjudicación derivado de los sucesivos recursos al Tribunal Català de Contractes del Sector Públic (TCCSP), “esta última licitación ha quedado desactualizada” y que por ello se apuesta ahora por “un nuevo procedimiento de licitación adaptado a la realidad económica actual”, como adelantó el digital 'Crónica Global'.

Tal y como recogía el propio punto del Consell Metropolità -en el que se aprobó el desistimiento- el objetivo de reiniciar esta licitación es actualizar los precios a efectos de “garantizar la viabilidad económica” de las empresas interesadas.

Aunque la mayoría de las líneas incluidas en el contrato atienden a las necesidades de transporte del Barcelonès Nord y su conexión con Barcelona, en el caso del servicio nocturno, hay líneas que cruzan exclusivamente por Barcelona y que dan servicio a los barrios del Eixample, Gracia, Horta, Sant Gervasi o Les Corts. Así, más allá de la capital catalana, los autobuses incluidos en la licitación ramifican su servicio por un total de otros siete municipios: Badalona, L’Hospitalet de Llobregat, Montcada i Reixac, Montgat, Sant Adrià de Besòs, Santa Coloma de Gramenet y Tiana.

Concursos a trompicones

Las dificultades para que la nueva licitación del NitBus y las líneas de autobús del Barcelonès Nord prospere recuerdan a las complicaciones que también han sufrido los últimos años los concursos del servicio de autobús del Baix Llobregat, L’Hospitalet y sus conexiones con Barcelona. Contratos que, aunque de menor valor que el del Nitbus y metropolitana norte, también ascienden a valores de cientos de millones de euros

Estas líneas habían sido gestionadas por tres empresas históricas agrupadas bajo el paraguas de Baix Bus. No obstante, las concesiones fueron caducando a lo largo de los últimos años y saliendo a concurso, unos procesos que también han estado plagados de recursos, suspensiones y reinicios de las licitaciones, dado que algunas de estas empresas discrepaban con cláusulas de los pliegos técnicos o con el valor que las licitaciones daban a las ofertas económicas en contra de las condiciones técnicas.

El último de los concursos que quedaba pendiente, el de L’Hospitalet y el Prat ha llegado a su etapa final recientemente, tal y como adelantó EL PERIÓDICO, después de que se adjudicara a Marfina Bus, empresa del grupo Moventia. De este modo, ninguna de las tres empresas históricas de la zona ha logrado retener el servicio: las líneas de Mohn (Baix Llobregat sur) pasaron a la mexicana Avanza, las de Oliveras (Sant Boi y conexiones con Barcelona) se las quedó una unión de Monbus/Julià y las de Rosanbus (L'Hospitalet y el Prat) son las que se quedará ahora Marfina.

En el caso del NitBus y el Barcelonès Nord, el panorama ha sido similar y Tusgsal, el actual operador del servicio y para el que este contrato supone buena parte de su volumen de negocio, ha ido presentando distintos recursos al Tribunal Català de Contractes del Sector Públic. Aunque no ha sido el único, dado que otras empresas, sindicatos y la propia patronal del transporte también han trasladado sus quejas al mismo tribunal.

Tres primeras licitaciones

El AMB sacó la licitación, por primera vez, en febrero de 2021. Entonces ya presentaron recursos Tusgsal, una empresa de economía social radicada en Badalona y vinculada a la UGT, y Unibus Jaén. En este caso, el TCCSP no llegó a pronunciarse dado que, en mayo del mismo año, el Consell Metropolità del AMB ya decidió retrotraer todas las actuaciones en el momento de aprobación del expediente y aprobar uno nuevo, con nuevos pliegos y nueva licitación.

La administración metropolitana volvió a publicar la licitación en junio de 2021 y, a penas unas semanas después, Tusgsal volvió a recurrir el anuncio y los pliegos. Lo mismo. El Tribunal Català de Contractes no llegó a pronunciarse debido a que el Consell Metropolità dejó sin efectos el acuerdo previo por el que se producía este segundo intento de licitación. 

Con todo, el 17 de febrero de 2022 salió por tercera vez la licitación, ya con un valor estimado a los cerca de 1.000 millones de euros. De nuevo, Tusgsal recurrió un mes después distintos pliegos del concurso. No fue el único, en un movimiento histórico del sector -que también se dio en la metropolitana sur- sindicatos -UGT y CCOO- y la FECAV -la patronal del sector- se pusieron de acuerdo para recurrir también los pliegos y la memoria económica del concurso.

El concurso quedó entonces en suspenso a la espera de la resolución del TCCSP, que llegó en abril de este 2023 y en la que se acordó una estimación parcial, pero en la que, inciden des el AMB, “no se concreta en ningún fundamento ni parte resolutiva” qué aspectos deben ser anulados. La administración levantó la suspensión, tras lo que Tusgsal, presentó un escrito al Tribunal apuntando a que el AMB no había cumplido la última resolución dictada. 

El TCCSP manifestó el pasado mes de septiembre que Tusgsal no podía pretender la anulación de todo el procedimiento, pero que el Tribunal de Contractes ya no podía pronunciarse porque el objeto de controversia del contrato había sido judicializado por la vía del contencioso-administrativo por parte del Àrea Metropolitana de Barcelona. Pese a ello, el AMB señala que revisó si la licitación seguía actualizada según los precios de mercado actuales y concluyó que era necesario actualizar los precios de la licitación. Motivo por el que se procedió esta semana al desistimiento y se publicará por cuarta vez la licitación.