24 oct 2020

Ir a contenido

SIN LUGAR AL QUE IR

Albiol pide a la Generalitat atender a las familias desalojadas de un edificio en ruinas

La oposición presiona al alcalde de Badalona para que realoje a las familias en un equipamiento municipal

Las personas afectadas manifiestan la imposibilidad de encontrar una vivienda en el mercado privado

El Periódico / EFE

El alcalde de Badalona, Xavier García Albiol, en una rueda de prensa.

El alcalde de Badalona, Xavier García Albiol, en una rueda de prensa. / ACN

El alcalde de Badalona, Xavier García Albiol, ha exigido a la Generalitat que se haga cargo de las familias que fueron desalojadas del edificio demolido en el barrio de la Salut el pasado año y a quienes, pasados once meses, el Ayuntamiento ha dejado de sufragar la manutención y el alojamiento

Los cinco grupos de la oposición en Badalona se han concentrado esta mañana con las familias afectadas junto al Viver y reclaman al ejecutivo local que acoja en el edificio municipal Víctor Balaguer a las familias que perdieron sus viviendas en el derribo. Los partidos de la oposición piden que se cumpla una moción aprobada en el Pleno del Ayuntamiento en apoyo de las familias afectadas por el derribo en la que se solicitaba dar una respuesta a la situación de emergencia de las personas afectadas por el derribo del edificio en ruinas.

En rueda de prensa, Albiol ha aseverado que es competencia del ejecutivo catalán atender y dar respuesta a las personas que se quedan sin vivienda."La ley permite actuar en situaciones de emergencia, pero no puede alargar en el tiempo las ayudas a un servicio que no es competencia del Ayuntamiento de Badalona sino de la Generalitat", ha aseverado sobre la coyuntura de los vecinos del pasaje de la Torre número 16.

Por su parte, las familias afectadas manifiestan la imposibilidad de encontrar una vivienda en el mercado privado por la relación entre el precio y sus ingresos y también por las condiciones que las inmobiliarias exigen.

Sin lugar al que ir

El primer edil también ha recordado que ayer el consistorio propuso alternativas temporales. Por un lado, se puso en contacto con la Generalitat para dar una respuesta a las familias con menores a cargo a través del Centro de Urgencias y Emergencias Sociales de Barcelona (CUESB) y, para las que no tengan niños, les ofreció acudir al centro de acogida municipal para emergencias habitacionales de Can Bofí Vell. No obstante, en un comunicado el consistorio ya señaló que a las familias que "ocupaban ilegalmente" alguno de los pisos de la finca derruida el gobierno local no les brindará ninguna solución.

En este sentido, ha afirmado que esta mañana, cuando las familias debían abandonar las pensiones y apartamentos en las que residían desde el pasado año, los trabajadores de servicios sociales se iban a reunir con tres afectados que habían podido localizar para concretar las ayudas, pero han acabado no haciéndolo por las "formas" en las que han acudido.

Por su parte, Guanyem Badalona en Comú, que lidera la exalcaldesa Dolors Sabater, ha tachado de "menosprecio" y "maltrato" que el Ayuntamiento no haya atendido a las familias esta mañana. "Después de las descalificaciones que se han hecho han sufrido un último engaño. Se les ha citado aquí y una vez aquí no se les ha dejado entrar", ha lamentado Sabater.

Desde la plataforma Sant Roc Som Badalona denuncian que, tras finalmente reunirse hoy con los servicios del Ayuntamiento, a las familias con hijos "no se les ha ofrecido ninguna alternativa" ya que el anuncio respecto al alojamiento en el CUESB era "algo irrealizable y que ni el propio CUESB tenía clara" en el momento del anuncio. Respecto a las personas sin hijos afirman que les han comunicado que "deben vaciar los trasteros", donde guardan sus pertenencias, "en tres días" y que a Can Bofí "solo pueden ir con una maleta".

Afectado por aluminosis

El edificio afectado tuvo que ser demolido a finales del pasado año después de que apareciera una grieta de gran tamaño en la fachada que obligó a desalojar a toda prisa a los vecinos del inmueble y que, tras la caída de una pared, forzó a sacar de sus domicilios también a inquilinos de edificaciones colindantes.

Se trata de un edificio construido en 1967 consolidado según la normativa urbanística del entonces Plan General Metropolitano (PGM) que en los últimos años había recibido diversos requerimientos del Ayuntamiento para que fuera reparado, ya que se encontraba en estado deficitario y había sido construido con vigas aluminosas.

Más noticias de Badalona en la edición local de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA