Ir a contenido

Alerta por un bloque en mal estado

Un edificio agrietado desencadena el desalojo de cien vecinos en Badalona

Un enorme agujero en una fachada aparecido tras una detonación provoca que se cierren las calles de alrededor

El probable colapso del inmueble amenaza también a los cercanos instituto y ambulatorio de La Salut

Óscar Hernández

Agujero en edificio del barrio de la Salut de Badalona.

Agujero en edificio del barrio de la Salut de Badalona. / AYUNTAMIENTO DE BADALONA

Los vecinos del pasaje de la Torre del barrio de la Salut no olvidarán el día de Todos los Santos ni tampoco la noche previa de terror. Algunos ya habían sido desalojados por el riesgo de derrumbe del edificio de cinco plantas del número 16. Pero el resto ha tenjido que salir corriendo esta mañana con la puesto a la calle tras escuchar lo que parecía una explosión. Y cuando miraron al bloque fantasma, desalojado el pasado martes, lo entendieron. Buena parte de la pared del alto edificio lucía un enorme agujero de punta a punta. Era el aviso de un derrumbe inminente e inevitable. Un centenar de vecinos ya no pueden volver a sus casas al menos hasta que ese supuesto se produzca.

"Yo estaba en la calle hablando con una vecina y dos de mis hijos dormían cuando a eso de las 11 oímos como una explosión. Despertamos a los chicos, de 14 y 21 años, y los sacamos corriendo a la calle. Uno de ellos apenas tuvo tiempo de ponerse los pantalones, mientras los policías locales nos pedían que saliéramos", cuenta Soledad Santiago, una mujer de 48 años que vive, o vivía, en los bajos del pasaje de la Torre, 12, junto al  edificio que amenaza con desmoronarse.

Desde el martes

"Desde el martes que no estábamos tranquilos. Desalojaron el edifico entero por una grieta en la fachada. Desde ese dia no he dormido tranquila. Hasta lo de esta mañana", explica la mujer, a la que acompaña su marido, en el Centro Cívico de La Salut donde, como el resto de afectados, ha recibido asistencia, comida y asesoramiento legal. "Yo me he ido a casa de mi hija a dormir, en el barrio de Sant Roc, mientras esperamos si podemos volver a casa", cuenta la mujer, quien se deshace en elogios hacia el Ayuntamiento de Badalona y "especialmente a la Policía Local".

Junto a ella se sienta Youssef Daoudi, marroquí, que vive en el numero 8 del citado pasaje, ahora acordonado de punta a punta por la Guardia Urbana. "Me han echado a la calle y no sé dónde dormir. Me fui a las 8 de la mañana a L'Hospitalet y me llamó un amigo para contarme lo que había pasado. Pero no me dejan recoger mis cosas", se lamenta. Minutos después un asistente social le ofrece un alojamiento con comida en Badalona y sonríe más tranquilo. El no tiene que cargar con familiares. Viven en Marruecos.

Apartamentos, albergues y familias

"Estamos dando soluciones a todos los afectados. Algunos han optado por ir a casas de familiares. A otros los hemos alojado en apartamentos, donde pueden cocinar, y el resto están en hoteles y albergues", cuenta Joan Carles Lacruz, coordinador del Distrito 4 de Badalona, que comprende los barrios de La Salut y Llefià. Lacruz, el responsable municipal que atiende a los afectados en el Centre Civic La Salut, a apenas 200 metros del lugar del siniestro, aclara que el problema comenzó a forjarse hace más de dos años.

"El ayuntamiento detectó que el estado del edificio era deficiente. Tenía aluminosis y filtraciones de agua. Por eso instamos a la propiedad a que lo arreglara, porque es un edificio particular –cuenta Lacruz–. Pero en él vivien propietarios, inquilinos y también okupas. Se hicieron varios requerimientos. No hicieron caso. Hasta que el martes pasado cayeron cascotes y fue el arquitecto municipal y los bomberos los que decretaron el desalojo del edificio". También la vivienda de al lado y la de delante. En total, 10 familias con 42 personas.

E hicieron bien. Cuando horas después, el mismo martes, los bomberos acompañaban a los vecinos del pasaje de la Torre, 16 para recoger sus pertenencias más importantes volvieron a caer más cascotes. "Los bomberos podían ver la calle desde dentro a través de la grieta del edificio donde hay una gran mancha de humedad", cuenta el técnico municipal. Un total de 29 de los 42 afectados son atendidos en el Centro de Urgencias y Emergencias Sociales de Barcelna (CUESB). A todos se les ofrece comida y alojamiento. Mientras la Policía Local vigila el edificio, tras desalojar el aparcamiento colindante.

Instituto y CAP

Hasta que esta mañana del sábado, a las 11, se produce un enorme boquete en la grieta, tras una fuerte detonación, y se ordena deslojar 14 viviendas más en la zona, en las que viven 57 personas más. Con lo que los desalojados son ya hoy un centenar. Ahora la gran duda es si el lunes los alumnos del instituto de secundaria Enric Borràs, situado delante del edificio agrietado y agujerado, podrán entrar. O personal y los pacientes del ambulatorio colindante. "Los bomberos dicen que si el edificio colapsa los cascotes pueden llegar a todos los inmuebles próximos, incluidos el instituto y el CAP", precisa Lacruz.

El cordinador del Distrito 4 de Badalona se esfuerza en explicar a los desalojados, sobre todo los del edificio que amenaza derrumbe, que "el ayuntamiento no puede invertir dinero en el inmueble porque se trata de una propiedad privada". Recuerda además que los propietarios carecen de seguro de comunidad y muchos inquilinos hasta del seguro de la vivienda. "Pero les estamos ofreciendo asesoramiento legal para que conozcan sus posibilidades", afirma.