Encuesta de Infojobs

Horas extra sin pagar, el día a día para la mitad de los trabajadores

  • Uno de cada cuatro profesionales encuestados asegura que su empresa se salta la obligación de llevar a cabo un control horario

Horas extra sin pagar, el día a día para la mitad de los trabajadores

Unsplash

3
Se lee en minutos
El Periódico

La ley de control horario, que estableció la obligación a las empresas de contar con un sistema con el que llevar un registro de las jornadas laborales, no ha mejorado el problema de las denominadas ‘horas extra encubiertas’. Pese a que hace más de dos años que entró en vigor (en mayo de 2019), a día de hoy la mitad de los trabajadores españoles realiza todavía horas extra que no están controladas o pagadas, según revela un reciente informe elaborado por el portal de empleo Infojobs.

En lo que respecta al control horario, uno de cada cuatro trabajadores encuestados señala que su compañía no efectúa dicho registro de horas. En este sentido, los jóvenes de entre 16 y 24 años y los de edades comprendidas entre los 55 y 65 años son los que en mayor proporción indican no estar siendo sometidos a un control horario por parte de su empresa (29%). 

Además, tampoco se han reducido las horas extra no pagadas por la empresa. En este sentido, el 19% de los más de 4.700 profesionales encuestados señala que realiza entre 1 y 2 horas a mayores de su jornada laboral a la semana, y que estas no están controladas o remuneradas. A su vez, el 19% asegura que trabaja entre 3 y 5 horas de más; mientras que el 13% afirma que cubre más de 5 horas extra a la semana sin recibir compensación económica alguna. 

Edad y comunidad autónoma

En este aspecto, son los jóvenes de 16 a 34 años los que conforman el segmento peor parado: hasta dos de cada tres (el 62%) hace más de una hora extra a la semana no controlada ni pagada en su puesto; y el 35,5% hace tres o más.

Además de por la edad, las diferencias se perciben en función del lugar de residencia. Los madrileños (45%) son los que más horas extra realizan sin recibir compensación por parte de su empresa. La situación de los mismos se ha agravado en el último año a causa de la COVID-19: en la pasada ola de junio de 2020, el dato era del 38%. Los profesionales catalanes (38%) y vascos (36%) son, después de los de Madrid, los que más horas extra efectúan. 

Andalucía es la comunidad con un mayor porcentaje de trabajadores cuya jornada laboral completa ha sido reconocida y pagada (el 14%), también es la región en la que se realizan mayor número de horas extra: casi un 40% de los andaluces realiza más de 3 horas extra a la semana no pagadas. 

Cuestión de género

Por otro lado, el informe de Infojobs destaca que en aquellas empresas donde se da una mayor presencia femenina en puestos directivos y más facilidades para la conciliación, las horas extras realizadas descienden. Además, se reconocen y remuneran en mayor medida. 

En concreto, en las compañías con más de un 50% de mujeres en cargos de responsabilidad, el porcentaje de horas extra pagadas asciende al 62%. Por el contrario, en las empresas donde el porcentaje de mujeres en puestos directivos no alcanza el 5%, este dato cae al 49%. De hecho, la progresión que existe es directamente proporcional: cuando el porcentaje de mujeres directivas comprende entre el 11 y el 20%, el porcentaje de horas extra remuneradas sube al 54%; y en compañías con entre un 21% y un 50% de mujeres en puestos de responsabilidad, el dato llega hasta el 60%.

Noticias relacionadas

La newsletter de activos

Gemma Martínez da voz a los protagonistas de la nueva economía, que se atreven a decir cosas diferentes.

Suscríbete

De igual manera, aquellas empresas donde hay facilidades para conciliar, el porcentaje de horas extra pagadas es del 58%, frente al 49% de aquellas otras en las que la conciliación es complicada. Lo mismo sucede con el número de horas extra realizadas: el 55% de las empresas con más de un 50% de presencia femenina en dirección no realiza ninguna hora extra; porcentaje que desciende al 40% cuando hablamos de empresas con entre un 5% y un 10% de mujeres en cargos directivos.