Ir a contenido

FALLOS DE GESTIÓN

2,5 millones de visitas se pierden cada año en los CAP porque el usuario no acude

Salut intenta concienciar a los ciudadanos para que avisen cuando no pueden ir a la cita programada

Quien no se presenta y no avisa no puede ser sustituído y su espacio se inutiliza

El Periódico / Barcelona

Refuerzo estival 8El CAP de Platja dAro, como el resto de centros las zonas costeras, reforzará el servicio médico en verano.

Centro de asistencia primaria de la Costa Brava de Catalunya.   / GLORIA SÁNCHEZ ICONNA (GLÒRIA SÀNCHEZ ICONNA)

Las visitas con el médico de familia que cada ciudadano de Catalunya tiene asignado en un centro de asistencia primaria (CAP) se programan con una antelación que, según la planificación teórica de la Conselleria de Salut, no debería superar las 48 horas. Esta programación, dirigida a facilitar la organización de los servicios, queda desvirtuada cuando el paciente no acude a la cita pactada sin tampoco anularla o cambiarla. Así ocurre cada año en Catalunya con la visita médica prevista para 2.5089.213 usuarios, un 8% de toda la programación del área de asistencia primaria del Institut Català de la Salut (ICS). La especialidad que más acusa esa inasistencia es la de odontología, que pierde un 20% de las visitas. Los CAP realizan cada año 38 millones de visitas médicas.   

Las ausencias no comunicadas están relacionadas, en muchas ocasiones, con la demora de la visita programada, un retraso en que, desde que se produjeron los recortes presupuestarios en Salut, ligeramente revertidos, alcanzan a las tres o cuatro semanas en numerosos centros de las capitales más pobladas de Catalunya.

Las especialidades médicas atendidas en los CAP, a las que derivan los médicos de familia, entre ellas odontología, traumatología u otorrino, entre otras muchas, son asímismo las que con más demora se programan. Los especialistas acuden, como norma, un día a la semana al CAP asignado. En numerosos casos -oftalmología, dermatología y la citada odontología-, la espera supera los cuatro o cinco meses. Puede suceder, por tanto, que el paciente olvide aquella cita o que haya intentado resolver su problema médico por la vía sanitaria privada.       

Lo llaman y no está

El espacio de la visita médica que no se produce se pierde, ya que el médico o la enfermería son conscientes de la ausencia del citado ciudadano en el momento en que lo llaman para que entre en la consulta y no responde, sin tiempo ya para sustituirlo por otra persona. 

Esta circunstancia ha llevado al ICS a emprender una campaña de concienciacióin ciudadana dirigida a conseguir que quien por alguna razón no vaya a acudir a una visita prevista con su médico de familia telefonee con cierta antelación al CAP para informar de ello. De esta forma, el hueco dejado será ocupado por otro paciente. En todos los CAP, aseguran fuebntes del ICS, el usuario sale del centro médico con una circular que incluye el teléfono al que se puede avisar en caso de no pensar ir a la cita con el facultativo. Ese teléfono es : 93 326 89 01, o bien el del centro en cuestión al que pertenezca el usuario.

El ICS incluirá en su página web información para que los usuarios sean conscientes de la importancia de anular una visita médica que no van a realizar. El usuario recibirá asimismo un correo electrónico que detallará la importancia de dejar la opción de que otra persona pueda aprovechar el tiempo médico que de otra forma se perdería. En muchas ocasiones, consideran desde el ICS, los ciudadanos no son conscientes de las consecuencias de desestimar una visita médica programada.         

0 Comentarios
cargando