El Periódico

LA ENCRUCIJADA SOCIALISTA

Susana Díaz prepara el asalto a la dirección del PSOE

La presidenta andaluza confiesa a su entorno que piensa disputar a Pedro Sánchez el liderazgo del partido

Los militantes socialistas están llamados a votar el 8 de mayo, pero es probable que la fecha se retrase

Susana Díaz prepara el asalto a la dirección del PSOE

JOSÉ LUIS ROCA

Díaz, en primer plano, con Sánchez al fondo, en el comité federal del PSOE del pasado 28 de diciembre. 

Martes, 22 de marzo del 2016 - 19:38 CET

Camuflada desde que comenzaron las negociaciones de la investidura, la sombra de Susana Díaz vuelve a acechar a Pedro Sánchez. Es la historia recurrente del PSOE en los últimos tiempos, con la presidenta de la Junta arrepentida de haber apoyado hace ya casi dos años al secretario general y amenazando con relevarle sin terminar de dar el paso. Pero desde diversas federaciones socialistas se anuncia que, esta vez sí, Díaz va en serio. De ser cierto, los socialistas se verían inmersos entre finales de abril y mayo, periodo en el que en principio se preparará y celebrará su anunciado congreso, en una pugna que dejaría al partido dividido y con heridas difíciles de cerrar. Todo esto a las puertas de una probable repetición de las elecciones generales, tesis que va cogiendo cada día más fuerza dentro del PSOE, que tendrían lugar el 26 de junio.

“Me presentaré al congreso sea cuando sea”, ha dicho Díaz, según varias fuentes, a su entorno más cercano y a algunos líderes territoriales.

LAS CLAVES

  • La fecha. Pedro Sánchez quiso retrasar el congreso del PSOE, que es ordinario y no solo debe elegir al secretario general sino también alumbrar un nuevo proyecto político, hasta junio, para que no chocara con las negociaciones de investidura. Los socialistas andaluces pretendían fijar la fecha en abril y al final se llegó a una solución intermedia: el 8 de mayo, en principio, votarán las bases y el cónclave se celebrará el 21 y 22 de ese mes. Pero son muchos en el partido que apuestan por volver a postergarlo.
  • Los apoyos. Susana Díaz cuenta con el apoyo de los líderes territoriales más importantes, del valenciano Ximo Puig al castellano-manchego Emiliano García-Page. Incluso barones que apoyaron a Sánchez hasta finales del año pasado, caso del extremeño Guillermo Fernández Vara y el asturiano Javier Fernández, se han despegado. El actual líder tiene de su lado, entre otros, al catalán Miquel Iceta y la madrileña Sara Hernández. Pero la elección del secretario general no será por delegados, sino a través del voto de las bases.
  • La consulta. El 27 de febrero, los militantes del PSOE dieron un rotundo ‘sí’ al pacto con Ciudadanos. Con una participación del 52%, el 79% lo aprobó. La dirección socialista planteó el referéndum como un plebiscito sobre el secretario general, que salió fortalecido de la convocatoria. Pero los críticos tienen otra visión. “Aquello se hizo bajo coacción, solo unos días antes de la fallida investidura de Sánchez. Nadie quería un rechazo al pacto que hubiese dejado al partido en muy mal lugar”, argumenta un dirigente.

Pero nada está claro: ni la repetición de comicios, ni la celebración del cónclave socialista en las fechas previstas. La cita orgánica debería haber tenido lugar a principios de este año, cuatro después de la ajustada victoria de Alfredo Pérez Rubalcaba sobre Carme Chacón, pero la dirección del PSOE logró retrasarla con el argumento de que no debía entorpecer la formación del Gobierno.

Su intención inicial era aparcar el cónclave hasta junio, pero el poderoso socialismo andaluz se opuso. Las fechas finalmente elegidas, el 8 de mayo la consulta a la militancia del partido para elegir al nuevo secretario general y el fin de semana del 21 y 22 de ese mes el congreso que ratificaría la decisión y alumbraría un nuevo proyecto político, chocan no solo con el inicio de la hipotética precampaña electoral (el 3 de mayo se convocarían nuevos comicios), sino también con el tramo final de las negociaciones para formar Ejecutivo. El proceso debería empezar antes, en abril, con la recogida de avales de los aspirantes.

LOS SONDEOS

Así que en las dos últimas semanas los colaboradores de Sánchez han empezado a pulsar la opinión de las federaciones del PSOE. Quieren saber cómo sería recibido un nuevo retraso del congreso hasta después de los eventuales comicios. La idea sería sustituir el cónclave por unas primarias para designar al nuevo candidato, a las que Díaz no se presentaría, según coinciden todas las versiones, porque primero quiere hacerse con el control del partido.

Esa es la estrategia del entorno de Sánchez para volver a neutralizar a la presidenta andaluza, pero de nuevo el calendario manda: el aplazamiento del congreso debería comunicarse en breve, porque si no el proceso de recogida de avales echaría a andar, y el retraso supondría la prueba definitiva de que la dirección socialista ya ha perdido cualquier esperanza de alcanzar la Moncloa. No se trata, en cualquier caso, de una versión unívoca dentro del círculo de confianza del líder, que se confiesa “harto” de los continuos intentos de “desestabilizar” su autoridad. “Lo mejor es dilucidar quién lidera el PSOE de una vez por todas”, señala un estrecho colaborador del secretario general.

CAMBIO DE ACTITUD

Sánchez había exhibido hasta ahora cierta tranquilidad cuando le preguntaban por las intenciones de Díaz. Se limitaba a contestar que la presidenta de la Junta había dicho que su prioridad se situaba en Andalucía y que él creía “en su palabra”. Pero el pasado lunes cambió de actitud, en un nuevo síntoma de que la dirección socialista siente la llegada de la baronesa. “Tengo mucho aprecio a Susana. La respeto por el buen trabajo al frente de la Junta. Pero es ella la que tiene que responder a esa pregunta, no yo. Yo bastante tengo con intentar formar Gobierno”, dijo con gesto contrariado desde Las Palmas de Gran Canaria.

Díaz prepara el asalto. Si Sánchez logra ser investido presidente del Gobierno, tendrá que esperar. Si la fecha del congreso se mantiene, se presentará, porque no puede volver a dejar pasar la oportunidad y son muchos, dentro y fuera del partido, los que le piden que dé el paso. Y si se retrasa, esperará a ver el desenlace de las nuevas elecciones, en las que sus defensores consideran que Sánchez concurriría con la “identidad de izquierdas desdibujada” al estar “hipotecado por el pacto con Ciudadanos”. Cuenta con el apoyo de los barones más importantes, pero quienes deciden son los militantes.

La Liga se iguala después de que el Madrid dejara escapar cuatro puntos de los últimos 6 posibles

Si la cara es el espejo del alma, a Cristiano Ronaldo le sentó a cuerno quemado ser sustituido por Lucas Vázquez