El Periódico

ÚLTIMA HORA Muere el exdictador de Panamá Manuel Noriega

Xavier Bru de Sala

Escritor

Hipótesis del meteorito

@Xbrudesala

Es probable también que el 'procés' esté a punto de entrar en órbita alrededor del Estado en vez de fragmentarlo

Hipótesis del meteorito

JOSÉ LUIS ROCA

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, en los pasillos del Congreso.

Viernes, 19 de mayo del 2017 - 14:30 CEST

Hasta que la crisis cambió las reglas, había una infalible: en política, se sube por la escalera y se sale por la ventana. Se ha dejado de cumplir, con gran alegría entre los entusiastas de las novedades. Hoy en día, cualquiera puede entrar en los despachos del poder por la ventana, ya sea catapultado desde la calle o proveniente del espacio exterior. Ada Colau, a un lado de la plaza. Carles Puigdemont, en la Generalitat. Manuela Carmena, en Madrid. Tsipras, en Grecia. Trump y Macron son dos enormes meteoritos instalados en las presidencias después de haber hecho añicos las barreras defensivas de los partidos y los grandes medios de comunicación.

Como teoría o como hipótesis, el concepto del meteorito en sustitución del lento ascenso por los escalones del poder, puede ayudar explicar el fenómeno. La experiencia ha pasado de ser un grado a lastre, a menudo mortal. Hillary Clinton, François Fillon o Artur Mas han sido descabalgados en el último suspiro, porque tienen trayectoria conocida. En cambio, los meteoritos aparecen de repente, aumentan de masa y de velocidad a medida se aproximan y si apuntan bien impactan sobre el objetivo con gran estrépito y consecuencias imprevisibles.


Ahora bien, si les falla el rumbo o la fuerza, los meteoritos (atención, que la 'nueva política' no existe pero sí que hay 'nuevos políticos', y la nómina apenas acaba de empezar), pueden pasar de largo y desaparecer para siempre jamás más en la oscuridad del firmamento, o bien entrar en órbita, ya sin posibilidad de alcanzar al blanco. Es lo que le ha pasado a Pablo Iglesias, condenado a orbitar alrededor del conglomerado que forman PP, PSOE y C’s (sobre todo si Sánchez pierde). Y si el futuro no desmiente la hipótesis del meteorito, les sucederá lo mismo a Marine Le Pen y a los de Beppe Grillo.


Es probable también que el 'procés' esté a punto de entrar en órbita alrededor del Estado en vez de fragmentarlo, sobre todo si el PDECat embadurna al Govern y a Junts pel Sí en el desgraciadísimo intento de tapar la porquería convergente.







Ernesto Valverde, nuevo entrenador del Barça, tendrá bajo sus órdenes al mejor jugador del mundo