El Periódico

Venta entradas Los Secretos cabecera

DEBATE SOBRE EL CONSUMO

Descubre qué productos llevan aceite de palma (y por qué tiene tan mala prensa)

Nutricionistas, ecologistas y defensores de los derechos humanos denostan un ingrediente más presente de lo que crees

Descubre qué productos llevan aceite de palma (y por qué tiene tan mala prensa)

ELISENDA PONS

Productos de consumo que incluyen aceite de palma entre sus ingredientes.

Sábado, 25 de febrero del 2017 - 18:00 CET

¿Es perjudicial el aceite de palma? Hay respuestas contrarias según se pregunte a las agencias de seguridad alimentaria y oenegés o a las empresas que usan este ingrediente. Aunque no son pocas las advertencias sobre los efectos nocivos en la salud y el medioambiente y los abusos contra los trabajadores de las plantaciones de esta planta tropical, el aceite de palma no está prohibido y se encuentra de múltiples formas en los supermercados.

Imaginemos un consumidor que, alertado por las críticas, decide eliminar de su vida el aceite de palma. Pronto verá que es casi imposible: cerca de la mitad de los productos de consumo lo contienen, según la Mesa Redonda para el Aceite de Palma Sostenible (RSPO, por sus siglas en inglés). No solo comida, sino también productos de limpieza, cosméticos y biocarburantes.

Esta semana, la periodista Samanta Villar levantó un revuelo en Twitter al preguntar a Hero por el aceite de palma en sus productos infantiles. Pero otras muchas empresas lo usan. Por citar solo algunas: Unilever, Nestlé, Kellogg's, Colgate-Palmolive, L'Oréal, Johnson & Johnson, Burger King, McDonald's y Starbucks. Además de barato, el aceite de palma tiene una textura untuosa que lo hacen ideal para la comida procesada, las cremas y los jabones.

SABER LEER LA ETIQUETA

La concienciación social ha aumentado desde que en el 2014 la ley obligó a las empresas especificar en el etiquetado qué tipo de "aceite vegetal" usan. "El consumidor iba a poder ver por primera vez de forma directa la frecuencia con la que se utiliza el aceite de palma, algo de lo que en España apenas se era consciente", afirma Laura Villadiego, de Carro de combate, colectivo de periodistas que ha hecho un trabajo de investigación sobre este producto.

Texto Alternativo

GREENPEACE

Plantaciones de palma aceitera en Sumatra (Indonesia).

Nuestro consumidor imaginario insiste en no comprar nada con aceite de palma. Lee las etiquetas y ve que no hay tantos productos que digan con claridad que lo llevan. A veces está camuflado en otros nombres, advierte Carro de combate, como son: aceite de palmiste, grasa vegetal (palma); grasa vegetal fraccionada e hidrogenada de palmiste, Sodium Palmitate, Estearina de palma (Palm stearin), Palmoleina u Oleina de palma (Palmolein), manteca de palma o el nombre científico de la planta ('Elaeis guineensis').

La cosa se complica en los cosméticos, donde se usan derivados que a menudo proceden del aceite de palma, pero a veces son de otras materias primas. "La siguiente batalla en la transparencia de las empresas será obligarles a declarar de dónde proceden", afirma Villadiego. Estos derivados son: ácido palmítico, o ácido hexadecanoico, palmitato ascorbilo, ácido esteárico, glicerina, glicerol, Sodium Laureth Sulfate, Sodium Lauryl Sulfate, palmitoil (o Palmitoyl), Glyceryl Stearate SE, emulgente E472e, aditivo E160 (betacaroteno) y similares (carotenoides, beta apocarotenal y éster etílico), ácido beta apocarotenoico, aditivo E570 – ácidos grasos, vitamina A palmitato o palmitato de retinol.

¿Y qué productos encontramos en el mercado con aceite de palma o sus derivados? Desde las galletas Príncipe, Oreo y Tuc hasta los Donuts, los Doritos, las margarinas Flora y Tulipán, los Kinder sorpresa, los Kit Kat, la Nocilla, la Nutella, los Sugus y algunos precocinados de Findus, La Cocinera y cremas Knorr. Carro de combate tiene una lista de productos que va actualizando.

RIESGOS PARA LA SALUD

Uno de los principales argumentos en contra del aceite de palma son sus efectos sobre la salud. La recomendación de Ramón de Cangas, del Comité Asesor del Consejo General de Dietistas-Nutricionistas, es clara: "Cuanta menos cantidad se consuma mejor". Es un aceite muy rico en grasas saturadas, lo que incrementa el riesgo de enfermedades cardiovasculares al incrementar los niveles de colesterol 'malo' (LDL).

Texto Alternativo

GREENPEACE

El fruto de la palma africana, en una plantación de Sumatra (Indonesia).

Algunos estudios también lo relacionan con el cáncer. El Institut de Recerca de Biomèdica de Barcelona vinculó su consumo con un mayor riesgo de metástasis (en un estudio en ratones). Y la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), alertó de que durante el proceso de elaboración, en el que se somete a temperaturas de 200º C, se generan sustancias genotóxicas (dañinas para el ADN) y carcinogénicas (que producen cáncer).

"La EFSA advierte de que el consumo de aceite de palma, incluso si es reducido, es peligroso para los niños y un consumo frecuente pone en peligro la salud de todos", dice De Cangas. "La utilización de aceite de oliva o girasol en sustitución por el de palma es posible y muy recomendable por motivos de salud y ambientales", añade.

CAUSANTE DE LA DEFORESTACIÓN

Los ecologistas colocan otra etiqueta negativa al aceite de palma: la de ser uno de los causantes de la deforestación en Indonesia y Malasia (que concentran el 86% de la producción). Greenpeace acusa a Colgate-Palmolive, Johnson&Johnson y Pepsico de ser cómplices de la destrucción de la selva indonesia, lo que supone una grave amenaza para los orangutanes. Por no hablar de los gases de efecto invernadero debido a la quema de bosques.

"No demonizamos el aceite de palma, lo que no aceptamos es más deforestaciones", recalca Miguel Ángel Soto, responsable de la campaña de Bosques de Greenpeace España. Se puede atender la demanda mundial con las plantaciones ya existentes y criterios sostenibles, defiende.

Texto Alternativo

GREENPEACE / CHEDAR ANDERSON

Foto aérea tomada en Riau (Sumatra), que muestra la deforestación en Indonesia debido a la expansión de las plantaciones de palma africana.

En el 2004, se creó la Mesa Redonda para el Aceite de Palma Sostenible (RSPO) para limitar los abusos en su producción. Actualmente se considera un sello de sostenibilidad; pero para Greenpeace no es garantía suficiente. "Es un estándar muy poco exigente. Es como hacerte el carnet del Barça y no ir a ningún partido", dice Soto.

Otro efecto nocivo procede, paradójicamente, de los agrocombustibles, promocionados como alternativa contra el cambio climático y que, en el caso del biodiésel a base de aceite de palma puede ser más lesivo que el petróleo.

TRABAJO INFANTIL Y FORZOSO

En noviembre del 2016, Amnistía Internacional publicó un informe sobre las plantaciones de Wilmar, el mayor productor de aceite de palma del mundo. En el informe se relatan abusos laborales, como niños de ocho años realizando un trabajo físico duro y peligroso, empleados que sufren graves lesiones debido al paraquat, una sustancia química tóxica prohibida en la UE, o mujeres que trabajan en total inseguridad por 2,5 dólares diarios.

Lo sorprendente es que algunas plantaciones investigadas tienen el certificado de la RSPO. Entre los clientes de Wilmar están Nestlé, Procter & Gamble, Colgate-Palmolive, Kellogg's, Unilever y Reckitt Benckiser. "Las empresas miran hacia otro lado ante la explotación de trabajadores y trabajadoras en su cadena de suministro", denuncia Amnistía, para la que la RSPO no es más que "un escudo para desviar un mayor escrutinio".

Texto Alternativo

GREENPEACE / ULET IFANSASTI

Crías de orangután en un centro de protección de Indonesia, donde la expansión de plantaciones de palma aceitera está destruyendo el hábitat de este animal en peligro.

LOS ARGUMENTOS DE LAS EMPRESAS

Las empresas que usan aceite de palma han salido a defenderse de las críticas. La última ha sido Hero, que tras el tuit de Samanta Villar cuestionando sus productos infantiles ha emitido un comunicado asegurando que "el 99%" de sus tarritos se elaboran sin aceite de palma y que "solo los que llevan galleta contienen un mínimo porcentaje (...) inocuo". En las leches infantiles, Hero reconoce que contiene ácido palmítico "como todas las existentes en el mercado" y que también se encuentra en la leche materna.

Ferrero, el fabricante de Nutella, lanzó en enero una campaña publicitaria para explicar que su aceite de palma se elabora mediante un proceso industrial que minimiza la aparición de contaminantes. Y Nestlé tiene un apartado en su web en el que asegura que todos sus productos son "totalmente seguros para la salud" y que el 47% del aceite de palma que usan es de origen responsable.

LAS ALTERNATIVAS

Volviendo al consumidor imaginario del principio, ¿qué opciones le quedan? Evitar la comida procesada y apostar por los alimentos frescos y la comida casera es la alternativa más saludable. En cosméticos es más difícil, pero también hay productos sin sus derivados. Después, estaría exigir a los fabricantes que respeten los criterios de sostenibilidad, como aconseja la OCU.

Y si se opta por no comprar productos con aceite de palma, hay que tener en cuenta que algunos aceites sustitutivos, como el de soja, también tienen su impacto social y medioambiental, advierte Carro de combate. "El problema no es el aceite de palma en sí, sino nuestro modelo de alimentación actual", recalca Villadiego.

Si marca ante Paraguay, el brasileño igualará los 52 goles que 'O Rei' hizo en la Seleçao con 25 años