El Periódico

La desigualdad en España ha crecido 14 veces más que en Grecia

Oxfam denuncia el desequilibrio en el reparto de la riqueza a escala global

Los 20 españoles más ricos concentran igual riqueza que el 30% más pobre

La desigualdad en España ha crecido 14 veces más que en Grecia

JOAN CORTADELLAS

Un mendigo duerme en la calle en Barcelona.

Documento

economia-para-minoria-resumen

Ver PDF

Documento

principales-datos-informe-economia-minoria

Ver PDF

Lunes, 18 de enero del 2016 - 09:49 CET

El catalán más rico posee lo mismo que 155.000 familias

Una muestra de la desigualdad creciente es que la riqueza se concentra cada vez en menos manos. Catalunya no escapa de esa realidad. Así, el catalán más rico, cuyo nombre no desvelan en Oxfam Intermón, posee tanta riqueza como unas 155.000 familias más pobres.

El patrimonio de ese selecto grupo de personas acaudaladas ha aumentado un 34% en el 2015. Según ha afirmado el director de Oxfam Intermón en Catalunya, Francesc Mateu, "estos datos indican un crecimiento de la desigualdad a favor de las minorías" y que la riqueza y el crecimiento en general se concentran en unas pocas manos.

De forma global, Mateu ha afirmado que la pobreza extrema ha disminuido, pero al mismo tiempo ha aumentado la desigualdad, de modo que el 1% más rico de la población mundial tiene más dinero que el 99% restante. En España la proporción es que el 1% posee tanto como el 80% más pobre: 2,3 millones de personas poseen tanta riqueza como 42 millones.

"Si hubiéramos tomado medidas para evitar la desigualdad, quizás entre 200 y 300 millones de personas habrían salido de la pobreza", ha lamentado Mateu.

El responsable de Fiscalidad y Sector Privado de Oxfam Intermón, Miguel Alba, ha destacado que la desigualdad afecta especialmente a las mujeres, ya que "la brecha salarial de género es más grande en los países más desiguales" y la mayoría de trabajadores peor remunerados y en condiciones más precarias son mujeres.

Frente a estos datos autonómicos, estatales y globales, el presidente del Cercle d'Economía, Antón Costas, ha asegurado que la desigualdad "no es una cuestión de Norte y Sur", sino que existe en todos los países, tanto si son desarrollados como en vía de desarrollo.

"El sistema político español actual refleja las preferencias de las élites económicas, cuando debería recoger las preferencias de los perdedores de la crisis", ha asegurado Antón Costas.

El crecimiento económico se ha generalizado, pero no beneficia a todo el mundo por igual sino que se acrecientan las desigualdades. España es de los que ha pagado una factura más elevada por la crisis al ser el segundo de los países de entre los más 34 industrializados del mundo, que conforman la OCDE, en el que más ha crecido la desigualdad durante este periodo, solo superado por Chipre. Además este desequilibrio ha aumentado hasta 14 veces más que en Grecia durante la crisis, según Oxfam. El 29,2% de la población española, 13,4 millones de personas, se encontraba en el 2014 en situación de riesgo de pobreza o exclusión social, lo que supone 2,3 millones de personas más que en el 2008, el ejercicio en el que se produjo la debacle financiera, recuerda esta oenegé.

Si bien es cierto que la economía crece a escala global, el reparto de los beneficios de esta mejoría está muy desequilibrado y se concentra en pocas manos, destaca el estudio presentado en vísperas del Foro Económico Mundial, que se celebrará en Davos (Suiza) entre el miércoles y el viernes próximos. Prueba de la concentración de riqueza sobre la que quieren llamar la atención es que la fortuna de solo 20 personas en España equivale a la que concentra el 30% más pobre del país, con un total de 115.100 millones de euros. Y el patrimonio de la minoría más rica aumentó en un 15% en el último año mientras que la riqueza del 99% restante de la población cayó el mismo porcentaje durante este periodo.

Lo mismo sucede a escala global, con un total de 62 milmillonarios que poseen igual riqueza que los 3.500 millones de personas que constituyen el 50% más pobre del planeta, según alerta la oenegé. El año pasado esta minoría de acaudalados eran 80 y hace seis años eran 388, lo que indica una clara tendencia a la concentración de los ingresos en pocas manos. En el informe 'Una economía al servicio del 1%', presentado por el director de Oxfam Intermón en Catalunya, Francesc Mateu, el responsable de fiscalidad de la organización, Miguel Alba, y el presidente del Cercle d’Economia, Antón Costas, como invitado, se advierte del desigual reparto del crecimiento.

Además, mientras que los ingresos de los más ricos se han incrementado en un 44% a escala global en apenas cinco años, los de la mitad más pobre se han reducido el 41%. A pesar de que la economía mundial se ha duplicado en 30 años, hasta los 78 billones de dólares y la riqueza también, hasta los 267 billones (valor neto de todos los activos financieros y no financieros), cada vez más personas quedan excluídas del reparto. Costas ha afirmado que la desigualdad, que ha superado los niveles que se alcanzaron hace un siglo, antes de la Gran Depresión y las dos guerras mundiales, se ha convertido "en la enfermedad de nuestro tiempo". A su entender, y al igual que defiende Oxfam, debería establecerse un indicador y hacer seguimiento de esta variable porque la desigualdad extrema impide "la existencia de sociedades decentes, carcome la democracia y asesina al capitalismo al estilo nórdico".

Esta organización advierte de la "desigualdad extrema", que se está instalando a escala mundial, a pesar de que esta ha dejado de formar parte de las preocupaciones de las élites del Foro Económico Mundial, como sucedió en el 2014. La mejoría económica ha alejado de estos selectos clubs la preocupación por las cuestiones sociales, aunque el paro estructural y el subempleo aún forman parte los riesgos que incluyen cuando se les pregunta, tal como serecoge el 'Informe sobre riesgos globales 2016' de este organismo. 

Oxfam advierte de que una de las herramientas que permiten a los más poderosos incrementar aún más sus ganancias, además de la tendencia de los últimos 30 años de reducir los tipos marginales de las rentas más altas, son los paraísos fiscales. Aunque no existen cifras oficiales, el estudio de esta organización hace referencia a estudios recientes según los cuales estos territorios con baja o nula tributación esconden una suma equivalente a la riqueza total de Alemania y el Reino Unido.

Una de las claves de la concentración de riqueza es el aumento de los rendimientos del capital, que incluyen desde los intereses hasta los dividendos. De hecho, en todos los estados avanzados y en la mayoría de los países en vías de desarrollo, la participación de los salarios en la renta nacional se ha ido reduciendo, "lo cual significa que se benefician cada vez menos del crecimiento económico", como ya advirtió el economista francés Thomas Piketty, en su libro 'El capital en el siglo XXI'. En cambio, los dueños del capital han visto como este crece "de forma constante y a un ritmo significativamente más rápido que el crecimiento económico".

DIRECTIVOS, MÁS; TRABAJADORES, MENOS

En el ámbito laboral además la brecha salarial entre el trabajador medio y los puestos directivos se ha ampliado. Mientras que los ingresos de los asalariados medios se han estancado o bajado incluso trabajando más, los de los altos ejecutivos se han disparado. De hecho, "los salarios no solo no remuneran debidamente los esfuerzos de los trabajadores, sino que tampoco satisfacen las necesidades de las personas y las familias en términos de ingresos. En cambio,  los presidentes de las empresas del Ibex-35 cobran 158 veces más que el salario de un trabajador medio español, destaca Oxfam.

En España, los hogares con menos recursos son los que han sufrido el mayor descenso de ingresos durante la crisis. El salario bruto de las personas del último decil (el 10% más rico), con una media de 6.640 euros mensuales, es 18 veces superior al del 10% más pobre (365 euros). 

En la Unión Europea (UE), alrededor del 9% de las personas que trabajan se encuentran en riesgo de pobreza y este porcentaje ha crecido en la última década, según el informe. Un indicador que lo refleja claramente es que el índice de productividad laboral ha acrecentado su brecha con respecto al de crecimiento del salario real.

Según admitía recientemente el banco Morgan Stanley, “a mayor desigualdad, menor movilidad social, predeterminando la posibilidad de mejora social de cada individuo a lo largo de su vida.

Nueve de cada 10 de las 200 mayores empresas operan en paraísos fiscales

Oxfam ha analizado unas 200 empresas, entre ellas las más grandes y socias del Foro Económico Mundial y nueve de cada 10 tienen presencias en paraísos fiscales. Esos recursos que escapan al control de los gobiernos ascienden a unos 100.000 millones de dólares anuales, según algunas estimaciones y provocan recorte en el estado del bienestar o subidas de impuestos, como el IVA, que afectan más a las capas más desfavorecidas. La oenegé afirma que 17 de las 35 empresas del Ibex no pagan impuesto de sociedades en España, pese a que solo tres registraron pérdidas el año pasado. La inversión de España hacia paraísos fiscales creció el 2000%, mientras que la dirigida a la UE cayó el 15%.

Ante las críticas, el Ministerio de Hacienda afirma que el Gobierno, actualmente en funciones, está comprometido en la progresividad de los impuestos, que las grandes empresas paguen más y en la lucha contra el fraude. En este sentido destaca la reforma del IRPF y de sociedades y el compromiso con la OCDE para combatir "la planificación fiscal agresiva por parte de las multinacionales". También recuerdan que en el 2014 se recaudaron 12.318 millones de euros procedentes del fraude fiscal, un record histórico.

El Barcelona ya suma dos victorias en dos partidos. San Mamés se rindió al equipo azulgrana

Así jugaron los futbolistas del FC Barcelona en su partido ante el Athletic en San Mamés.