Ir a contenido

CRISIS POLÍTICA EN EL GIGANTE SUDAMERICANO

El Parlamento brasileño bloquea la suspensión de Temer por corrupción

La Cámara de Diputados no logra los dos tercios necesarios para tirar adelante el juicio

Partidarios y detractores del mandatario se cruzan diatribas en una tumultuosa sesión parlamentaria

El Periódico / Brasilia

Diputados de la oposición protestan con una pancarta contra Temer, en Brasilia, el 2 de agosto.  / JOÉDSON ALVES / VÍDEO: ATLAS

La Cámara de Diputados de Brasil ha decididoeste miércoles por la noche el futuro político del presidente Michel Temerimputado por corrupción por la fiscalía. En una sesión crucial y tumultuosa, los partidarios y detractores de Temer se han lanzado todo tipo de diatribas, tras las cuales han votado si autorizaban finalmente al Tribunal Supremo a abrir un juicio penal contra Temer y la oposición no ha logrado los dos tercios de la Cámara necesarios  para llevar adelante la medida.

  En el momento en que los votos oficiales superaron los 159 a favor del presidente, quedó visto para sentencia que la medida no superaría las 342 papeletas, dos tercios de la Cámara, que necesitaba la oposición para llevar adelante el procesamiento de Temer por parte del Supremo. La sesión parlamentaria, vivida con crispación también en las calles, ha comenzado con protestas en varias vías de acceso a Sao Paulo, el corazón financiero de Brasil, promovidas por simpatizantes del Movimiento de los Trabajadores sin Techo. La oposición de izquierdas, por su parte, ha multiplicado las maniobras dilatorias con cuestiones de procedimiento para retrasar el voto, entre ellas la exigencia de un quórum mínimo de 56 diputados, en medio de  las protestas de una treintena de diputados opositores, que se han presentado en la Cámara con una pancarta con el lema 'Fuera Temer, elecciones directas ya' y denunciando las medidas de austeridad tomadas por su Gobierno.

Sobornos de una empresa cárnica

Tres diputados del PSOL (extrema izquierda) han mostrado una maleta llena de billetes con la imagen de Temer, aludiendo a la detención, el pasado mayo, de un próximo al presidente en posesión de una maleta con dinero destinado a Temer. El presidente está acusado de haber hecho "prevalecer su condición de jefe de Estado" para recibir 500.000 reales (cerca de 140.000 euros) en sobornos del gigante cárnico JBS, implicado en el gigantesco escándalo de corrupción que azota a Brasil.

"Un ladrón es un ladrón y debe ser tratado como tal", ha gritado el diputado Major Olimpio, del partido Solidariedade, en un apasionado discurso. El bando pro-Temer, por su parte, ha rechazado todas las acusaciones, calificándolas de "ficciones", y ha evocado escenarios catastróficos si prosperara el juicio contra Temer para un país que percibe los primeros signos de recuperación económica.

Dos tercios del Congreso

Para dar luz verde al proceso contra Temer era necesaria la presencia de al menos 342 diputados (dos tercios sobre un total de 513), el mismo número de votos que hacen falta para autorizar al Supremo a aceptar las acusaciones de corrupción pasiva formuladas por la Fiscalía. La denuncia será archivada al menos hasta que Temer deje el poder, lo que en principio ocurrirá el 1 de enero del 2019.

Si la denuncia hubiese sido aceptada, Temer habría sio apartado del poder durante 180 días, el periodo que duraría el juicio. Brasil perdería entonces a su jefe de Estado por segunda vez en algo más de un año, tras la destitución de Dilma Rousseff. En este caso, sería reemplazado por el presidente de la Cámara, Rodrigo Maia, mientras no se designara su sucesor. El presidente ha multiplicado sus esfuerzos en las últimas semanas para conseguir aliados, pero su popularidad se ha desplomado hasta el 5%.

0 Comentarios
cargando