El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Las carcajadas del PP mientras la izquierda se hunde

J J Guillen

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, junto a la vicepresidenta en funciones, Soraya Saenz de Santamaria en el Congreso

Liz Sánchez JiménezBarcelona

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Jueves, 29 de septiembre del 2016 - 23:18 h

Desde hace un tiempo, en mis pesadillas, escucho las carcajadas del PP. Lo peor es que esas pesadillas cada vez son más frecuentes y las carcajadas más sonoras, más estridentes. ¿Pero qué podemos esperar de un partido corrupto donde los haya con decenas de casos abiertos de corrupción, de malversación, de malas artes? Y los españoles les seguimos votando. Bueno, yo no, ni Carmen, ni Francisco, ni Pepa, ni Andrés, ni el profesor de mi hijo, ni la peluquera, ni la señora a quien le compro la verdura, ni la cajera del Bon Preu, ni el señor con bigote del kiosco. La verdad, que no conozco a nadie que les vote, pero siguen saliendo.

Y no voy a decir que tenemos lo que nos merecemos, porque sinceramente, ni yo, ni Carmen, ni Francisco, ni Pepa, ni Andrés, ni el profesor de mi hijo, ni la peluquera, ni la señora a quien le compro la verdura, ni la cajera del Bon Preu, ni el señor con bigote del kiosco nos merecemos tener de nuevo al PP gobernando. No mientras no renueven su cúpula, no mientras sigan siendo los mismos que tanto han robado.

¿Y qué hace la izquierda? Primero deje de votar a Izquierda Unida porque no hacían más que pelearse y voté al PSOE, por aquello del voto útil. Escuchar a Felipe González es de 'apaga y vamonos'. El PSOE no es más que la viñeta que hoy corre por todos los wasaps de '13 Rue del PSOE'. Es una lástima, porque mi última esperanza era Podemos, donde también hay conflictos internos. ¿Qué le pasa a la izquierda? ¿Qué nos pasa a los que creíamos en una izquierda progresista que luchaba para conseguir un país libre?

Y mientras, en mis oídos no paran de resonar las carcajadas de la derecha. No solo se les sigue votando, aunque sean corruptos, aunque hayan robado, aunque se queden dormidos en las sesiones del Congreso o el Senado y aunque mientan, sino que encima la oposición (esa izquierda que tenía que marcar la diferencia), se está destruyendo a sí misma sin ningún pudor ante sus todavía fieles votantes.

Participaciones de los lectores

Réplica municipal a la carta 'Víctimes del 'tigre del plataner'

Ester López Ecologia urbana. Ajuntament de Barcelona

En resposta a la carta de Judith Pastrana 'Víctimes del 'tig... Seguir leyendo

Cuando todo lo real es ficticio

Sergi Martí Canales Barcelona

En pos de la evolución

Antonio Balibrea Pineda de Mar

Hoy he leído el artículo de Salvador Macip titulado ... Seguir leyendo

Filosofia per afrontar la realitat

Berta Mateos Girona

Actualment estic cursant un doble grau en Biologia i Biotecnologia i parlo des de la pròpia experiència com a estudiant de la matèria d'Hi... Seguir leyendo

Quién piensa en los niños

Marta Tortosa Benages Alcanar

¿Alguien piensa en los niños? Porque la inocencia es una página en blanco sobre la que depositamos todas nuestras es... Seguir leyendo

"Gràcies per tenir cura de la meva mare fins al final"

Josep M. Fuste Beumala Puigcerdà

Després de tres anys d'haver viscut intensament la nostra familia  amb la familia de la residencia d'Avis de Puigcerdà, desprès de haver escoltar que allò era u... Seguir leyendo

¿Qué aprendimos de la guerra civil?

Cristina Guerrero badalona

Mi abuelo era republicano y luchó como tal en Barcelona. No sentía la política dentro de él, pero en aquel entonces tuvo que elegir y luch... Seguir leyendo

España corrompe su lenguaje a su medida

Domingo Sanz Esporles

Se ha dicho, y con razón, que la primera víctima de un conflicto enconado es el lenguaje, es decir, la cultura. A mi... Seguir leyendo

Som-hi, recuperem la Rambla

Jordi Llorach Barcelona

Per temps que passi, els barcelonins no oblidarem l'atemptat terrorista de la Rambla. Esgarrifós! Ara, benvingudes siguin... Seguir leyendo