Ir a contenido

LOS RECORTES DE LA GENERALITAT

Economia admite que retiene sin previo aviso a los funcionarios el IRPF de la extra no pagada

Los sindicatos anuncian un grave conflicto social, por una medida tomada sin aviso previo y que recorta de nuevo las nóminas

FIDEL MASREAL / Barcelona

El conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, ha admitido su "responsabilidad" por haber decidido, sin información previa alguna, retener el 100% del IRPF de la paga extra no pagada a los funcionarios. Una retención muy superior a lo cobrado por los empleados públicos dado que, por decisión del Govern, la paga extra de los funcionarios no se cobrará hasta el día 28 de diciembre y no de forma íntegra, sino en el 80%.

La decisión supone que, según fuentes sindicales, salarios de celadores de uns 1400 euros se hayan visto reducidos, sin previo aviso, a unos 1100, y los de determinas categorías de administrativos, de unos 1300 a algo más de mil euros. La reducción, según Mas-Colell, se ha ejecutado como "factor moderador" para que el 28 de diciembre los funcionarios no reciban ninguna retención sobre el cobro del 80% de la paga extra de Navidad.

Mas-Colell también ha argumentado que avanzando este miércoles la retención del IRPF total se evita que los funcionarios deban hacer una declaración de renta complementaria en el 2013 sobre el 20% de la paga extra de Navidad que recibirán, según el conseller, "cuanto antes", pero ya en el 2012.

El responsable económico de la Generalitat ha reconocido que no se ha informado previamente en ningún momento de esta nueva decisión a los funcionarios porque "es un hecho sin precedentes, muy rápido" y "no tenemos experiencia en este tema". "Lo siento, asumo la responsabilidad", ha añadido. Preguntado sobre si la decisión se ha tomado a conciencia para ganar más liquidez en el Govern, Mas-Colell, ofendido, ha afirmado. "¿Cree que tengo algo que esconder, en términos de liquidez?".

Conflicto social

Mientras el conseller realizaba estas declaraciones, decenas de representantes sindicales de la función pública se han concentrado a las puertas del Parlament en una ruidosa movilización en la que han expresado su profunda indignación y han exigido responsabilidades políticas, al tiempo que han amenazado con nuevas movilizaciones.

El líder de CCOO, Joan Carles Gallego, ha afirmado: "No se puede gobernar así, es insultante y no es digno de un país democrático. Los trabajadores somos personas, no clínex, o esto lo entienden o están generando un problema social que no se sabe como puede acabar".

Gallego ha añadido que si se ha debido a un problema informático, el conseller "debe dimitir". "Que aprenda a gestionar, las nóminas son un derecho sagrado", ha añadido Gallego quien ha insistido en que "el Govern tiene un conflicto servido".

0 Comentarios