Ir a contenido

METAMORFOSIS

Kiko Matamoros: siete imágenes en las que parece siete personas diferentes

El colaborador de 'Sálvame' se ha sometido a varias cirugías estéticas

Redacción Yotele

Kiko Matamoros: siete imágenes en las que parece siete personas diferentes

Desde que comenzara su andadura en televisión, la imagen de Kiko Matamoros ha ido evolucionando hasta tal punto que poco tiene que ver con el hombre que comenzó su andadura en televisión en 1999. Si hace unas semanas repasábamos el cambio físico de los colaboradores más míticos del ‘Deluxe’, hoy hacemos un repaso a la metamorfosis del tertuliano más polémico.

Antes de su aterrizaje en los platós, Kiko Matamoros fue un chico joven que lucía una gran melena y guardaba gran parecido físico con su hijo Diego. En esta época conoció a Marián Flores, la que sería su primera mujer antes de Makoke, mientras empezaba su carrera como representante de personajes conocidos, como es el caso de Carmina Ordóñez.

Fue en ‘Crónicas marcianas’, donde trabajaba su hermano Coto, y bajo el nombre de Juan Matamoros cuando los espectadores pudieron ponerle cara por vez primera. En aquel debut frente a las cámaras, Kiko Matamoros ya había optado por raparse la cabeza, aunque no se había sometido (que se sepa) a ninguna intervención estética.

Tras su salto a la fama, Kiko fichó para ser colaborador de ‘Salsa rosa’ en 2002, lo que le llevó en 2005 a participar en ‘GH VIP’, reality que acabó abandonando a las dos semanas para reunirse con su por aquel entonces unida familia. En esta etapa, Kiko (que rondaba los 40) empezaba a sufrir los signos de la edad, con mayor peso y bolsas y arrugas en el rostro.

Así se mantuvo hasta que, en 2011, dos años después de que comenzara ‘Sálvame’, decide pasar por quirófano por primera vez para quitarse uno de sus grandes complejos: las orejas de soplillo.

Dos años más tarde, Kiko se retoca nuevamente para eliminar las bolsas de sus párpados y varias arrugas de la frente, con lo que su cara comenzó a rejuvenecerse considerablemente. Aunque lo más grande estaba por venir…

En 2015, Kiko se somete a una cirugía nasal para disminuir el tamaño de su nariz. El asunto no quedó ahí, ya que ese mismo año presentó a los espectadores su nueva cara después de someterse a un lifting que eliminó las arrugas de su cuello y de su cara. Su aspecto en su reaparición en el ‘Deluxe’ dejó a algunos sin habla.

En la actualidad, las operaciones por las que ha pasado Kiko se han asentado en su rostro y ahora luce una cara menos hinchada y más natural, aunque, eso sí, nada tiene que ver con la que se le conoció.