Horizonte 2023: Viladecans (6)

Viladecans ante las municipales: el acecho republicano al reinado socialista de Carles Ruiz

Carles Ruiz, alcalde de Viladecans, posa para EL PERIÓDICO en el Ayuntamiento de la ciudad catalana

Carles Ruiz, alcalde de Viladecans, posa para EL PERIÓDICO en el Ayuntamiento de la ciudad catalana / Anna Mas

  • A menos de un año para las elecciones municipales del próximo 28 de mayo del 2023, EL PERIÓDICO publica una serie de radiografías de política local en urbes catalanas

  • Ruiz volverá a presentarse por quinta vez tras 17 años en el cargo; ERC, que sumó 5 ediles en 2019, tratará de recortar distancias con el PSC, hoy con mayoría absoluta

5
Se lee en minutos
Elena Martínez
Elena Martínez

Periodista

ver +

La composición actual del pleno

A menos de un año para las elecciones municipales, si algo hay claro en Viladecans es que el actual alcalde del municipio, Carles Ruiz, optará a su reelección por quinta vez consecutiva en los comicios el próximo 2023. El edil lleva en el Ayuntamiento de Viladecans unos 35 años, 17 de ellos como alcalde, y se ha convertido en uno de los puntales socialistas en la comarca del Baix Llobregat junto con Antonio Balmón, al frente del Ayuntamiento de Cornellà de Llobregat desde 2004.

La candidatura de Ruiz se confirma ante los interrogantes surgidos tras los ceses durante este mandato de históricos alcaldes del Baix Llobregat como Enric Llorca en Sant Andreu de la Barca, que dimitió el pasado año después de 26 años en la alcaldía, o Antoni Poveda en Sant Joan Despí, quien empuñaba la vara de mando del municipio desde 2006.

A pesar de su dilatada trayectoria, el liderazgo de Ruiz en Viladecans sigue hoy vigente: en las elecciones municipales de 2019, el PSC recuperó la mayoría absoluta con el 40% del voto total, coyuntura que encontraba su precedente más próximo en 2007, cuando Ruiz se presentó como alcaldable a unos comicios por primera vez.

En la línea de las urbes del 'cinturón rojo' metropolitano, el socialismo ha tenido tradicionalmente predicamento en Viladecans desde prácticamente los inicios de la restauración democrática en las municipales de 1979. A excepción de esos comicios, cuando la lista más votada fue Iniciativa per Catalunya Verds, el PSC ha ganado todas las elecciones municipales hasta la fecha por más del 35% del voto. En cuanto al Gobierno municipal, PSC y 'comuns' reeditaron en 2019 el pacto de Gobierno de 2015 y la única concejala morada, Encarna García, integra actualmente el ejecutivo local.

Más allá de los 13 concejales socialistas con los que el PSC ostenta la mayoría absoluta (en Viladecans está en 13 de 25 ediles), el Pleno municipal está conformado por la coalición ERC-Acord Municipal (ERC-AM), con 5 ediles; Ciutadans (4); Podemos (2); y Viladecans en Comú, en Comú Guanyem (1). En las municipales del 2019, la ciudad, de 66.168 habitantes con un censo total de 43.300 personas, registró una participación del 59,69% (29.452 votantes).

Las claves del mandato 2019-2023

Más allá de los efectos de la pandemia en Viladecans, con un Plan de Reactivación Local aprobado para paliarlos, el mandato 2019-2023 ha estado marcado, en términos locales, por la controversia relativa al Plan de Mejora Urbana de Can Sellarès, proyecto aprobado en 2015 que consiste en la construcción de más de 200 viviendas en el espacio donde se encuentra la Masía y el parque de Can Sellarès. Aunque el consistorio sostiene que el citado Plan "se consensuó con las entidades vecinales", el sector ecologista local, liderado por la plataforma Salvem Can Sellarès, reivindica la no construcción en el terreno donde se halla un "patrimonio histórico" local.

Por otra parte, Viladecans, junto con sus ciudades vecinas como El Prat y Gavà, estuvo asimismo en el ojo del huracán el pasado año como protagonista de uno de los principales conflictos medioambientales en Catalunya: la posible ampliación del aeropuerto de El Prat, que finalmente quedó aparcada por falta de entendimiento entre los ejecutivos español y catalán.

Por último, otro de los conflictos que no ha dejado indiferente a ningún vecino de Viladecans es el del transporte público en el Baix Llobregat, la calidad del cual ha estado en el punto de mira este último año hasta que a principios de agosto el Área Metropolitana de Barcelona y Avanza, el operador del servicio, se han comprometido a solucionar los problemas.

En diciembre de 2021, el operador de autobuses cambió, hecho que derivó en protestas de vecinos y consistorios del Baix Llobregat ante los retrasos, los cambios de horarios y vehículos en mal estado a cargo del nuevo prestador del servicio, Avanza. Un conflicto que ha sido objeto de críticas por diferentes partidos de la oposición, como ERC-Viladecans, que ha puesto en duda la capacidad del consistorio de actuar a tiempo.

El tablero político de cara al 2023

Con la confirmación de que el actual alcalde de Viladecans, Carles Ruiz, encabezará la lista del PSC para las próximas elecciones municipales, el principal interrogante electoral reside en si Ruiz logrará revalidar su actual mayoría absoluta, y hasta qué punto será óbice el potencial crecimiento de ERC, que acecha la mayoría absoluta socialista tras pasar de 3 a 5 concejales de 2015 a 2019.

Otro de los enigmas ante las próximas municipales es el rol que jugarán en el nuevo Pleno del 2023 Ciutadans, actual tercera fuerza en discordia con 4 ediles, ante una potencial entrada de Vox en el consistorio.

En las elecciones catalanas de febrero del 2021, la candidatura de ultraderecha logró en Viladecans un porcentaje de voto del 11,16% (unos 2.600 votos), más del doble del 5% mínimo que necesitaría para entrar en el Pleno en 2023, si se extrapola el dato a escala local. En las generales de noviembre del 201, fueron 2.042 los ciudadanos que votaron a Vox (8,73%), cifra también por encima del citado umbral de representación. Sin embargo, medio año antes, en las generales de abril del 2019, Vox logró un insuficiente 2,55% del voto total.

En cuanto a los debates locales influyentes de cara a los próximos comicios, a los ya citados se suma el del conflicto en torno al hub agroalimentario del Delta, impulsado por el consistorio actual junto con otros ayuntamientos de la zona y que ha contado con el apoyo de empresarios y agricultores.

El conflicto reside en que gran parte de los agricultores que defienden la creación de este hub están en contra de la ampliación de las Zones d’Especial Protecció per a les Aus del Delta del Llobregat (ZEPA), propuesto por la Generalitat de Catalunya. El plan prevé duplicar las zonas ZEPA, hecho que según el Institut Agrícola supone "condenar el sector agrícola a la irrelevancia".

Lee todas las noticias de Viladecans en EL PERIÓDICO Viladecans