Ir a contenido

El servicio de Vigilancia Aduanera de Catalunya intervino hace un par de semanas un cargamento con cuarenta hornos que ocultaban 3.000 cartones de tabaco falsificado. Se trataba de mercancía fabricada en China y que aterrizó en el Aeropuerto de El Prat con la intención de seguir por carretera, ya dentro del espacio Schengen, hasta su destino final: Reino Unido. No es un hecho aislado. El puerto y el aeropuerto de Barcelona son desde hace años una puerta de entrada del tabaco de contrabando. Carlos Gavilanes, jefe del servicio aduanero, que da por "finalizada" la investigación de este grupo que escondía tabaco en hornos, explica que en Catalunya hay cuatro organizaciones que se ganan la vida traficando con paquetes de tabaco.

China, Barcelona y Londres: la ruta del contrabando de tabaco (leer noticia)