Catalunya vuelve hacia atrás e impondrá nuevas restricciones para abordar la pandemia de covid-19, en crecimiento desde el Puente de la Constitución y, especialmente, a raíz de las Navidades. Las ha anunciado este lunes el Govern. Desde el 7 de enero (después de Reyes) y durante 10 días, en el territorio habrá un confinamiento municipal los siete días de la semana, el cual incluye la prohibición de ir a segundas residencias y de visitar familiares, a no ser que sea para cuidarlos. Además, solo podrá abrir el comercio de menos de 400 metros cuadrados (excepto los fines de semana, que tan solo levantará la persiana el comercio esencial, como las farmacias o las tiendas de alimentación) y vuelven a cerrar los centros comerciales. Solo estarán permitidas las actividades al aire libre y se suspenden las actividades extraescolares (salvo las que se hagan en grupos burbuja) y de ocio infantil. Las escuelas abrirán como estaba previsto, el lunes 11 de enero. Pero las actividades deportivas solo estarán permitidas si se realizan al aire libre, lo que supone el cierre de los gimnasios, aunque no así de las piscinas.

Catalunya impone el cierre municipal y la clausura de centros comerciales después de Reyes (leer noticia)