Ir a contenido

El grado de interés de La Voz Kids (A3 TV) es inversamente proporcional a la edad de los niños que concursan. Cuanto menos edad tienen, más crece nuestro cariño. Esta semana ha aparecido una criatura de 7 años procedente de Algeciras. Se llama Daniel. Antes de llegar al concurso recibió la visita del Ratoncito Pérez porque le han caído todos los dientes incisivos del maxilar superior, y como que continuamente se ríe, nos ofrece un espectáculo divertidísimo. Colocado en una de las salitas de ensayo, y asistido por un maestro pianista, les dijo Daniel a las hermanas Flores (Rosario y Lolita): «Si quereis, la primera estrofa os la canto en italiano». Y, efectivamente, cantó con un acento romano magnífico. La gran Gabriella Ferri se habría enternecido. Y remató en prosa con una advertencia gastronómica: «Me gusta el pollo con patata y pomodoro». ¡Ah! Todo este juego escénico, a cargo de alguien que cuenta solo 7 años de edad, atrae muchísimo. Un niño al que le han caído los dientes de leche es una alegría. La incognita es si cuando le salgan los nuevos, y a lo largo de su vida, sabrá morder donde es conveniente y justo. Estamos viendo en los debates cómo los políticos se muerden entre ellos mismos en lugar de explicar con detalle cómo gobernarían el país. Dientes sin ideas es una combinación terrible. Daniel, a la espera de nuevos dientes incisivos, es una esperanza de futuro.

El futuro está en los dientes de este niño (leer noticia)