01 dic 2020

Ir a contenido

Tiene hasta nombre. La 'pilona Marisa' (por un restaurante cercano) es un bolardo instalado entre la calle Colònia del Tibidabo y el Camino de Vallvidrera, en la parte más alta de la ciudad de Barcelona. El cono de forma tubular ubicado en medio de la vía permite que solo los vecinos puedan acceder a la travesía con su vehículo, ya sea coche o moto. Para algunos residentes es la “pilona asesina”. Explican que estos dispositivos (hay unos cuantos por los alrededores del parque de atracciones del Tibidabo) no funcionan bien, sobre todo cuando llueve, y suben y bajan a su antojo. Eso es lo que provocó que Ignasi F. Sanza, de 56 años, un reputado cirujano plástico catalán, con 9.000 operaciones a cuesta y fundador de una clínica con su nombre, tuviera un grave accidente en la noche del 18 de agosto del 2018. La muñeca le quedó destrozada y desde entonces no puede intervenir en sus pacientes.

La pilona maldita del Tibidabo (leer noticia)