Ir a contenido

El discurso de Pedro Sánchez está cada vez más alejado de un Gobierno de coalición con Podemos, la fórmula que exploró sin éxito para lograr su investidura el pasado 25 de julio. Aquello fracasó, al no ponerse de acuerdo con Pablo Iglesias sobre el reparto de ministerios, y no se va a volver a repetir. El presidente en funciones ha aprovechado este miércoles su breve comparecencia tras despachar con el Rey en Mallorca para armarse de argumentos en contra de esa posibilidad, en la que los morados siguen insistiendo como condición para garantizar la reelección del líder socialista, evitando así una repetición de elecciones que tendría lugar el próximo 10 de noviembre.

Sánchez se carga de argumentos contra una coalición con Iglesias (leer noticia)