Hubo un momento, a mediados de mayo, en el que el Gobierno caminaba por la cuerda floja. Sacaba adelante las prórrogas del estado de alarma con mucha dificultad. Los aliados tradicionales se desentendían de sus iniciativas. El fantasma de unas elecciones anticipadas planeaba sobre el Congreso. Seis meses después, el panorama ha cambiado por completo. Ahora los apoyos del Ejecutivo se multiplican hasta llegar a una cifra insospechada cuando la coalición echó a andar: 188 votos a favor (13 por encima de la mayoría absoluta) cosecharon este jueves los Presupuestos Generales del Estado de 2021, que se dirigirán al Senado para, si hay cambios vía enmiendas, volver a finales de año a la Cámara baja, donde serán definitivamente aprobados.

Sánchez e Iglesias ya tienen encarrilada la legislatura (leer noticia)