21 sep 2020

Ir a contenido

Ken Follett no es infalible. A pesar de lo profusamente documentadas históricamente que intenta que sean sus novelas, esta vez no logró averiguar “cómo era la ropa interior de la gente” a principios del siglo XI. Y eso que visitó el museo de barcos vikingos de Oslo y estudió el tapiz bordado de Bayeux que visualiza cómo los normandos conquistaron Inglaterra y cómo paseaban al perro. Desde la biblioteca de su privilegiada mansión de Hertfordshire, donde ha vivido confinado con su esposa, exministra laborista de Cultura, el escritor galés (Cardiff, 1949) atiende formal, con americana negra y corbata, a los medios de medio mundo por videoconferencia este martes, coincidiendo con el lanzamiento de ‘Las tinieblas y el alba’ (Plaza&Janés / Rosa dels Vents), precuela de ‘Los pilares de la Tierra’. Fenómeno este de la novela histórica sobre cuya trama, en torno a la construcción de una catedral del siglo XII, convertiría en trilogía y edificaría hace tres décadas una carrera de consagrado autor ‘best-seller’ con 170 millones de ejemplares vendidos de sus 32 libros en más de 80 países y 33 idiomas, y con dos series televisivas (una producida por Ridley Scott).

Ken Follett y la ropa interior del siglo XI (leer noticia)