22 feb 2020

Ir a contenido

Como sucedía en el 'Casanova' de Federico Fellini, la versión del libertino veneciano que ofrece Benoît Jacquot empieza con el personaje en la vejez, ejerciendo de bibliotecario y recordando experiencias pasadas. Aquí se trata de la relación que Casanova (un buen Vincent Lindon) mantuvo durante su estancia en Londres con Marianne de Charpillon (una adecuada Stacy Martin). Fue ella la que marcó el ritmo de la relación y no al revés, por lo que el famoso amante es aquí un tipo melancólico y torturado. Jacquot se mueve bien en el filme de época (ya lo demostró en 'Adiós a la reina') y el 'tempo' amortiguado de esta historia otoñal.

'Casanova, su último amor': el ocaso del libertino (leer noticia)