El Papa Francisco viaja este viernes a Irak, país donde se encuentran comunidades cristianas desde el siglo V, las más antiguas de la historia y también las más perseguidas y destruidas desde que en 2003 EEUU invadió el país pero, sobre todo, desde que el Estado Islámico ocupó durante tres años parte de sus tierras y ciudades en 2014. El Papa ha asegurado que mantiene su histórica visita pese al nuevo ataque con cohetes el miércoles contra una base militar que alberga tropas estadounidenses y españolas.

El Papa emprende un viaje de alto riesgo a Irak (leer noticia)